miércoles, 10 de junio de 2009

Nuestra cocina...riquísima!!!

Comer bien, beber mejor ...

¡Viva! ¡Viva los espaguetis, la pizza, el tomate, el aceite de oliva, el caféexprés y el capuchino! ¿Pero la cocina italiana está toda aquí?Seguramente no. Verdaderamente Italia tiene mil platos diferentes, centenares de especialidadesgastronómicas, una infinidad de riquísimos productos típicos, gracias a unsistema agroindustrial moderno y avanzado, pero atento a conservar los sabores y los valores(también dietéticos) tradicionales.
Exquisitez, frescura y genuinidad son la base de todas las especialidadesgastronómicas italianas, en todas sus innumerables variantes: de la fondue piemontesa a lacaponata siciliana, del arroz a la milanesa a la mozarela de Campania, del risi e bisi delVéneto a la porchetta romana, de los fideos trenette al pesto de Liguria al churrasco a laflorentina, a las lasañas emilianas o a los espaguetis alla chitarra de los Abruzos.
Un viaje a Italia podría estar motivado (y en muchos casos lo es)sólo por el deseo de conocer y gustar su cocina. Aquella de los restaurantes másconocidos de las ciudades famosas por su gastronomía, pero también por la cocina delas mil pequeñas trattorie situadas en cada pueblo y a lo largo de todas las calles deItalia. O bien la cocina de los mesones y de los locales que se encuentran en los puntos máscaracterísticos de los centros históricos cuya especialidad consiste en laelaboración de platos tradicionales y en descubrir y usar los productos agrícolastípicos (farro, cebada, maíz, verduras, aceite de oliva, etc.) elaborados para unacocina gustosa y dietéticamente sobria. En cuanto al vino, hace tiempo que Italia harecuperado su posición entre aquellos países de tradición enológicamás antigua. Hoy los vinos italianos no temen la comparación: blancos, tintos,rosados, generosos de pasas, frutados, champañas, etc. Hay para todos los gustos y no sonricos, son óptimos.
En pocas palabras, en Italia se puede comer bien y beber mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario