jueves, 23 de julio de 2009

Aprobada la Resolución sobre la red consular. Un acto de responsabilidad y un punto de partida para la defensa de nuestras comunidades

La resolución aprobada ayer por unanimidad en la Comisión Exterior de la Cámara, en la cual se compromete el Gobierno a reconsiderar las modalidades de racionalización de las sedes consulares en el exterior, representa un acto de notable significado sea por el destino de las sedes consulares amenazadas de ser suprimidas, sea por la señal política que representa.
El texto presentado por el Honor. Franco Narducci y por el Honor. Aldo Di Biagio halló la adhesión no sólo de los otros electos en el exterior del PD y del PDL, pero también de muchos exponentes de mayoría y minoría. A la resolución asoman con gran soltura las múltiples implicancias que el cierre de decenas de consulados habrían tenido, desde las de naturaleza económico comercial a las turísticas, de la mayor dificultad en las relaciones con las autoridades de los países de residencia a la limitación de los servicios destinados a los ciudadanos italianos, usuarios crecientes , desde la posterior recarga del trabajo para el personal consular, progresivamente reducido y recargado de funciones siempre más numerosas al irrisorio ahorro de recursos financieros.
El dispositivo con el cual la moción se concluye, fruto de un trabajo de enmienda de componentes de la Comisión Exterior de diversa orientación política, recita textualmente: “La III Comisión compromete al Gobierno a reconsiderar las modalidades de racionalización de las oficinas consulares en el exterior, promoviendo un aceleración del proceso de revisión y modernización de los procesos administrativos, además de la informatización destinada al funcionamiento del “consulado digital”, y compromete al Gobierno a presentar el proyecto completo al Parlamento y al CGIE dentro del 2009.
La Cisión compromete además al Gobierno a verificar las modalidades transnacionales de acceso a las estructuras consulares de parte de nuestros ciudadanos, para evitarles de tener que recorrer cientos de kilómetros (por ejemplo, Mulhouse/Basilea en lugar de Metz) además de organizar una consulta dirigida a la recepción del domicilio por parte de las competentes Comisiones Parlamentarias y la captación de los organismos de representación de nuestras comunidades en el exterior en el debate sobre el redimensionamiento futuro de la red diplomático-consular italiana en el mundo”
La decisión de rever la propuesta ya avanzada de reducción de las sedes consulares es, por lo tanto, un acto de responsabilidad y de sentido común, a los cuales auguramos el Gobierno dará coherente realización, sin equívocos ni retrocesos.
El hecho, por fin, de que el nuevo plan deba ser definido a través de la consulta de los representantes de nuestras comunidades, puede ser la ocasión para serenar y tornar más constructivas las relaciones con los organismos de representación de los italianos en el exterior, bastante deteriorados en los últimos tiempos.
Este paso parlamentar ha permitido verificar que cuando sobre las tendencias prevalece la voluntad de tutelar y promover los intereses reales de nuestras comunidades, se pueden obtener resultados concretos, no obstante las dificultades financieras que se están atravesando.
Nuestro gran augurio es que la experiencia consumada positivamente en la Comisión Exterior de la Cámara pueda ser un punto de partida y de impulso para los compromisos no menos arduos que se anuncian para la ocasión de decidir sobre los pasos a seguir en el futuro financiero, cuyas previsiones el Gobierno se prepara para presentar el Parlamento.
Nuestras comunidades están en un punto de extrema dificultad, para superarlo son necesarios el compromiso y la determinación de todos, en particular de todos los electos en la Circunscripción Exterior.
Franco Narducci, Marco Fedi, Fabio Porta, Gino Buchito, Gianni Farina, Laura Garavini.
Roma, 22 de julio de 2009- Diputados PD del Exterior

No hay comentarios:

Publicar un comentario