sábado, 4 de julio de 2009

El pesto a la trapanese, el sabor de la historia.En un plato los colores y perfumes de Sicilia.

Un plato que recuerda historias antiguas. Un perfume intenso, que evoca uno por uno todos los colores y tradiciones sicilianas. Así como se amalgamaron las culturas del mismo modo los ingredientes del pesto a la trapanese se mezclan y componen el sabor de la isla. Como es tradición en nuestra tierra, esta salsa es una variante de otra receta . De hecho en el puerto de Trápani atracaron los barcos genoveses, procedentes de oriente, quienes aportaron la tradición del pesto ligure. Los marineros trapaneses reelaboraron la receta combinándola con los productos de la tierra, añadiendo el tomate y las almendras. Para cocinar un plato de pasta "cull'agghia" de entendedores se empieza picando el ajo rojo de Nubia en el mortero, de modo que se mantengan intactas sus fragancias. Luego se unen la sal marina de Trápani, las almendras de Noto tostadas, la albahaca. El aceite de oliva se añade lentamente, hasta que los ingredientes se mezclen en un compuesto denso y perfumado. Por fin se agrega el tomate y el plato está listo. El pesto a la trapanese y un puñado de queso de oveja rallado impregnan los “busiate” hechos en casa, el tipo de pasta más adecuada para este exquisito condimento. Un plato lleno de colores y fragancias, que saben a Sicilia . Este tipo de salsa cruda es un válido recurso en verano cuando reinan los platos fríos, sabrosos y simples de preparar.


Traducción: Lucy Lombardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario