lunes, 6 de julio de 2009

Partido regional o partito del Sur. Bolzano como Palermo

Hay una tierra que une y sintetiza variadas doctrinas filosóficas y religiosas y ésta es Sicilia. Muchos acontecimientos de la historia se han desenvuelto en Sicilia. Los griegos la eligieron para levantar una gran civilización, los judíos en fuga de Jerusalén destruida por los romanos se establecieron allí,los islámicos hicieron de Palermo una importante capital, los normandos la convirtieron en la sede del imperio universal tan añorada luego por el "stupor Mundi"Federico II. Todos los órdenes caballerescos, después de la pérdida de los sagrados territorios se detuvieron en Sicilia. Sicilia tiene una unidad cultural cultivada durante los milenios de su historia. Paradójicamente en el extremo Norte de Italia en el lejano Alto Adige encontramos la misma unidad cultural expresada en términos diferentes. Y hoy los Altoatesini ya se sienten fuera de Italia.
En Merano y en Bolzano las celebraciones en honor de Andrés Hofner héroe que luchó contra Napoleón, se destacan por su gran éxito y cada año cuentan con la presencia de todos sus habitantes, es un evento que recuerda mucho el sentimiento de participación durante la llegada del emperador Francisco José en 1910 . Con sus"Schutzen" armados y con uniforme, el 33% de los habitantes sures tiroleses aspira a una completa independencia de Italia mientras que un 22% aspira a un regreso a Austria. ¿Qué significa todo esto? ¿Se trata de un adormecido irredentismo o hay algo más?. Y además el modelo sur tirolés ¿puede aplicarse en Sicilia?
La cuestión es complicada, sin embargo hay impresionantes semejanzas entre las dos regiones. La azaña de Garibaldi y de los masones comprimieron la identidad político y cultural sicula en la híbrida fusión con la Italia de los Saboya, mientras que la Gran guerra y los sucesivos tratados internacionales agregaron los territorios del sur Tirol a Italia. Pero las razones históricas del anhelo a la independencia deben ser reconducidas a los Órdenes monástico-caballerescos medievales, y en particular a los caballeros Teutónicos que con su dúplice naturaleza de organizaciones militares y religiosas, fueron los principales protagonistas de las grandes transformaciones económicas y sociales que se produjeron en aquellas épocas tan atormentadas. A ellos debemos el modelo de la estructura política que ha plasmado la civilización occidental, el estilo arquitectónico y la organización social.

Después de la pérdida de los sagrados territorios, los Teutónicos, se establecieron en Sicilia y en Apulia. El hospital de S. Tommaso a Barletta, construido por el mismo orden y la iglesia de la Trinidad en Palermo fueron sus primeras sedes. En 1206 fue fundada en Sicilia la encomienda de Polizzi. Más tarde en 1219 en Palermo, el orden consiguió obtener el hospital de San Giovanni de los Leprosos, mientras que en Apulia les fue permitido construir además de los 'domus teutonicorum' ubicados en los puertos de Brindisi y Barletta, también una granja fortificada llamada Torre Alemanna. El duque polaco Corrado de Mazovia en 1211 pidió al orden Teutónico que interveniera contra las incursiones de las poblaciones paganas de cepa eslava, ofreciéndoles el derecho a establecerse en los territorios liberados. Tal derecho fue reconocido con la “bolla de Rimini” (1226, por parte de Federico II° de Suabia quien sancionó la soberanía del orden sobre las tierras cristianizadas.

El sistema político expresado por los Teutónicos todavía es hoy visible en los territorios del alto Adige y el Trentino con los poderosos castillos y sus espléndidas granjas. Los Caballeros Teutónicos han tenido un papel preeminente en la construcción de Europa y han provisto el modelo del estado moderno. Las poblaciones eslavas, bárbaras y paganas de los Abotriti, de los Vagri y de los Polabi, de los prusianos, de los lituanos, de los letón, Semgalli, Curios y Livoni, y de los estonios, que practicaron la poligamia y un politeísmo que divinizó las fuerzas de la naturaleza, la Luna, las estrellas y ciertos animales como la lagartija, la serpiente y la rana, fueron derrotados y sumisos, y sus amplios territorios recobrados a la cristianidad. Los métodos seguidos siempre fueron los mismos. Después de haber derrotado durante la batalla a los paganos,se edificada enseguida en el territorio conquistado una fortaleza, alrededor de la cual se desarrollaba una ciudad, dónde afluyeron los colonos alemanes que se mezclaron con la población.

Sus acciones militares y políticas servían a unificar la entera Europa bajo la perspectiva religiosa, Ellos dieron una nueva morfología a la geografía del imperio gracias a un modelo arquitectónico preciso, que privilegió las ciudades, las ferias, los mercados y la circulación del dinero, a testimonio de la bien conocida relación entre poder y arquitectura.

Al principio del Cuatrocientos, momento de su máximo poder, el orden Teutónico ejerció la soberanía sobre una población de más de dos millones de individuos divididos en nueve provincias de las cuales dos llamadas de combate: Prusia y Livonia y otras siete de paz: Alemania, Austria, Boemia, Hungría, Lorena-Borgoña, Italia y Pomerania. El orden poseyó diecinuevemil aldeas, cincuenta y cinco ciudades dotadas de murallas y cuarenta y ocho fortalezas.En las dos provincias de combate, Prusia y Livonia, el orden contó antes con tres mil caballeros armados en la primera, y quinientos en la segunda, que tuvieron la obligación de residir en las fortalezas entre Prusia y Livonia. El modelo político parece tener los mismos presupuestos de un partido con fuertes connotaciones regionales o locales más que un supuesto partido del “Sur”.

Tanto en Sicilia como para el Alto Adige.

¿Qué Antonio Canepa sea nuestro Hofner?

Traducción: Lucy Lombardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario