domingo, 19 de julio de 2009

Ué Paisano

(…)Nicola Paone, motivado quizá por tanta pena en el alma, compuso Canta, Argentina, canta, un tema que escribió hace tres años, y que desde entonces no había podido estrenar. Pero el domingo, ante 5.000 personas , se dio el gusto de desparramar esas estrofas por la Ciudad Deportiva de Don Bosco, en lo que fue su primer recital en Buenos Aires, tras la prohibición que en 1955 le declaró la Revolución Libertadora.
La vuelta a escena lo sacude un poco. Se lo ve contento, cuidadoso (acompaña la picada dominguera solo con agua mineral), concentrado, antes de colgarse la guitarra para arremeter con sus clásicos: Ué paisano y La cafetera.
"¿Nunca deja de cantarlos, no? "No hacer mis viejos temas es como entrar en la iglesia y no persignarse. Se cae de maduro. Yo sé que la gente que me sigue está esperando mis melodías más conocidas, y no le puedo fallar. Por eso, las últimas veces que vine de visita al país y estuve en distintos programas de TV no pude estrenar Canta, Argentina, porque siempre quieren de mí las canciones divertidas, alegres, pícaras, pegadizas. Y la nueva es algo tristona.
"Se me murió gente muy querida, me prohibieron en este magnífico país (en el que el 1º de Mayo del 54 logró convocar a 500 mil personas en la avenida 9 de Julio), no tuve para comer y esas cosas, pero así y todo podría ser una de las personas más envidiadas del mundo. Me siento bien y sé qué hacer para no fallarme: un vasito de vino cada tanto, largas caminatas diarias, mimos con mi mujer, mi hijo y mis nietos, canto todas las mañanas. Soy feliz", dice este norteamericano nacido en Pennsylvania el 5 de octubre de 1915, nacionalizado italiano poco tiempo después y casado desde 1941 con Delia, con quien vive en pleno centro de Nueva York.
"No reniego de mis orígenes, en absoluto. Ahora, si me preguntan rápido mi profesión digo cantante italiano", reconoce el hombre, famoso en la Quinta Avenida por animar fiestas familiares entre la comunidad hispana. "Para agradecerle a Dios que me haya dado más de lo que merecía, ando por la vida cantando. Quizás, haga feliz a más de uno. Sé que no es negocio... soy el que sale ganando", admite, guiñando una complicidad que lo pinta de cuerpo entero.


Entrevista de Silvina Lamazares, Diario Clarín, Edición 28/11/96


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario