jueves, 17 de septiembre de 2009

La Campania de Italia mirando al Mar Tirreno

Ante tantos bellos lugares, es comprensible la nostalgia de quienes hayan habitado las tierras cercanas al mar Tirreno.
Pedro nos envió un mensaje con estas imágenes y nos dijo: Cuando encontré estas fotos, me sentí trasportado hacia ese lugar que tanto quise desde muy pequeño: mi mar Tirreno.
Quizá quedó algo de mi que me reclama, porque siento que nunca me fui...¿romanticismo? No, es la tierra, la pachamama italiana. Raíces milenarias, ricas en cultura, historia y costumbre.
Quiero hacerle llegar un saludo a todos nuestro lectores especialmente a los italianos dispersos en el mundo: Gracia a Italia Oggi, y a Loren coordinadora de este blog con llegada al mundo entero,queridos lectores y colaboradores del blog...Tanti Grazie!



Aterrizar en el aeropuerto de la ciudad de Nápoles es tarea fácil. Sólo nos costará un viaje que posiblemente tenga alguna escala en Milán o Roma. Una vez arribado en la capital de la región de Campania las opciones turísticas son tan amplias como la cantidad de pequeños pueblos costeros que ocupan la costa del Mar Tirreno, al sur de la península que es Italia.
Lo ideal para este viaje será alquilar un automóvil en la ciudad para poder trasladarnos con comodidad y según nuestros intereses. Pero si no somos muy hábiles al volante, o no podemos costear los gastos del alquiler, los autobuses que recorren toda la región son siempre una opción adecuada. También existen trenes que nos llevarán a la mayoría de los puntos de interés.
La geografía de la región esta totalmente dominada por los volcanes y el mar. Precisamente la antigua Pompeya, primera parada de nuestro viaje, es una ciudad que quedó sepultada en lava cuando el famoso volcán Vesubio entró en erupción. La recorrida por estas 66 hectáreas de ruinas y templos de la antigua roma sorprenden y apasionan a quienes estén interesados en la historia y la arqueología. Para llegar hasta Pompeya, el viaje en tren puede ser la mejor y más disfrutable opción.
Otro paseo que atrae y mucho a los turistas es la isla de Ischia y el hermoso pueblo de Sant Angelo al sur de la misma. Las calles y las viviendas conservan todavía ese aire tradicional y pintoresco de un pueblo con sangre latina.

Amalfi

Los pueblos de Positano y principalmente Amalfi son hermosas perlas que se esconden entre las montañas y el mar. Organizados en forma escalonada sobre las pendientes, atesoran casas antiguas y tradiciones que pasan de generación en generación. Los pueblerinos son siempre amables (principalmente si uno domina el italiano) Estos pueblos fueron alguna vez pequeñas repúblicas que miraban al mar y vivían (de hecho hasta hoy muchos continúan haciéndolo) del mar y de la pesca. En Amalfi, no podemos dejar de probar el autóctono limoncello, una bebida de dioses.
Otro imperdible paseo antes de retornar a Nápoles es el Palacio Real de Caserta, una maravilla arquitectónica que no tiene mucho que envidiarle al propio Versalles. Este palacio esta ubicado a poco más de 30 kilómetros de Nápoles y puede ser visitado durante el día.
La gastronomía supone un paseo a parte en esta región de Italia. Pescados, verduras y la típica pasta llenan los restaurantes y las casas de aromas y gustos imposibles de dejar de lado. Comer es un placer, especialmente en este rincón del mundo.
Nápoles es todo un destino a parte. Las calles y las construcciones encantan al turista. El fútbol tiene un papel central entre los vecinos y siempre es una buena excursión ir al estadio a ver jugar al equipo. Para comprar, los dos últimos fines de semana de cada mes el mercado de anticuarios se instala en el paseo de la vía Dhon, regalando al turista pequeños tesoros de esta tierra.
Para visitar la Campania italiana todo el año es buen momento, pero los paisajes primaverales y del verano son en mi opinión bastante más disfrutables. Toda la región está lista para recibir al turista con buenas ofertas de alojamiento, sin embargo, lo más maravilloso es que nunca nos sentiremos paseando en un centro turístico, pues ese es el mayor encanto, la identidad de estos pueblos no se deforma por la presencia del visitante.
La campania es una región donde el mar y los volcanes regalan un paisaje al que los pequeños pueblos de la costa sólo le suman magia y encanto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario