lunes, 19 de octubre de 2009

Brescia, un lugar en los Alpes italianos

Los Alpes suizos, tranquilos y bellos; los Alpes austriacos, más agrestes y arbolados; los Alpes italianos, más acogedores. Cuando se trata de elegir un destino en los Alpes, la elección se presenta difícil ante tantos lugares bellos.


Pero si finalmente nos decidimos por los de Italia, Brescia y sus montañas nos ofrece una completa selección de ocio y lugares para visitar. Pequeños pueblos que se levantan en un entorno paisajístico precioso, y además, rincones por los que perder nuestro espíritu senderista en épocas estivales, o bien lanzarnos a descender sobre esquíes en épocas invernales.
Los Valles Trompia, Camonica y Sabbia, más el Alto Garda, son las zonas montañosas de Brescia. Valles donde la existencia es apacible y la naturaleza silenciosa y acogedora, como sus pueblos. Precisamente, son sus montañas la gran oferta turística de Brescia, situada entre los lagos d’Iseo y y di Garda.
Los esquiadores encuentran en esta región una oferta que dura todo el año, pues en Valle Camonica pueden disfrutar de las pendientes de los glaciales de Adamello. En invierno, además, ofrecen a los turistas la posibilidad de participar en carreras de trineos. Allí, en Valle Camonica podemos llegar hasta los 3.000 metros de altura en el Paso de Presena.
Ponte di Legno es hoy día un centro de turismo invernal importantísimo. Con un centro histórico típico de las poblaciones alpinas, podremos encontrar allí cuanto necesitemos: hoteles desde donde acceder a los pasos de Tonale y de Gavia; restaurantes y tiendas donde comprar la artesanía típica de la zona. Además, podremos hacer excursiones al Monte Guglielmo y a los Dolomitas del Muffeto, Corna Blacca y Colombine.
Históricamente, el Valle Camonica fue lugar paso de los Alpes gracias a su situación estratégica y por eso se mantienen restos de varias civilizaciones que han pasado por el lugar, como la más antigua de los Camuni, un pueblo que habitó en la zona entre el Neolítico y la Edad del Hierro. Estos grabados rupestres han permitido que el parque haya sido incluido entre los patrimonios de la Humanidad.
La ciudad. Brescia (Brèsa en dialecto bresciano - pronunciado también como Brèha en algunas zonas de la provincia) es un municipio de cerca de 190.000 habitantes, capital de la provincia de Brescia. (1.170.000 habitantes) en la región de Lombardía. Es la segunda ciudad de la región por número de habitantes. Se la conoce también como la Leonessa d'Italia, según el apelativo atribuido a Giosuè Carducci. La ciudad está situada en el fondo del valle denominado Val Trompia.
La antigua ciudad de Brixia, Brescia ha sido un centro regional importante desde tiempos pre-romanos y numerosos monumentos romanos y medievales se han preservado, entre los cuales está su castillo.
Se encuentra en el centro de la tercera área industrial más grande del país, concentrada en ingeniería mecánica, automovilística y maquinaria (accesorios de automóvil, medios de transporte, armas), industria textil y alimentación. Sus compañías son de mediano y pequeño tamaño, muchas veces empresas familiares. El sector financiero también da mucho empleo a la región, así como el turismo, debido a la proximidad del lago de Garda, el Lago de Iseo y los Alpes.
La ciudad de Brescia está hermanada con la ciudad de Logroño (España).


La plaza de la Loggia, que es el conjunto arquitectónico más homogéneo de la ciudad y es un ejemplo espléndido de una plaza cerrada del Renacimiento. Su edificio principal es la Loggia, hoy palacio del Comune, iniciado en 1492 bajo la dirección de Filippino de Grassi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario