miércoles, 7 de octubre de 2009

Italianos en la Argentina, en serio riesgo de abandono

El gobierno de Berlusconi recortó un 60% la inversión que hacía en cultura, difusión de la lengua, becas y apoyo a sus compatriotas radicados en nuestro país.

La situación de los italianos carecientes es apremiante. El gobierno de Berlusconi dispuso un recorte del 60% en el presupuesto histórico que recibían los italianos en el exterior. De cada 10 euros que Italia invertía en la Argentina, sólo llegan cuatro.
"Pensamos que la asistencia social a los mayores con problemas económicos, y la promoción de la cultura y la lengua italiana son una inversión, no un gasto, como lo entiende el gobierno de Berlusconi" declaró en esta Redacción Ricardo Merlo, diputado en ejercicio del cargo por el Movimiento Asociativo de los Italianos en el Exterior, quien renovó mandato hasta 2013.
En 2001 Italia modificó la Constitución para darle a los inmigrantes italianos la posibilidad de tener representantes en el Parlamento. Merlo ganó un escaño en el 2006, y dos años más tarde --después de la caída del gobierno de Prodi--, revalidó su condición. Hoy es una de las dos voces que en la Legislatura defienden los derechos de los italianos en Sudamérica.
"Nosotros representamos a la Nación italiana, pero nuestros electores y el trabajo que hacemos es por los italianos radicados en Sudamérica y, fundamentalmente, en la Argentina", señaló Merlo, quien nació en nuestro país.
--¿La medida restrictiva se incluyó en el Presupuesto anual o se trató de un decreto presidencial?
--Fue incluida en el Presupuesto y apoyada, incluso, por algunos de nuestros parlamentarios elegidos en el exterior, aunque parezca descabellado.
--¿Qué consideración mereció la medida?
--Estamos en contra del recorte, porque afecta a Italia. Esto no es un gasto sino una inversión. Todo lo que tiene que ver con la cultura y la lengua italiana está relacionado con las exportaciones, el turismo, y la presencia política italiana en el mundo.
--La decisión de recortar presupuesto ¿fue puramente economicista o se debió a la crisis internacional?
--Este gobierno lleva adelante un plan económico ortodoxo, que recorta presupuesto a mansalva, pero creemos que con esto han superado lo previsible, de allí nuestro rechazo y la formulación de alternativas.
--¿Esta situación también afecta a los italianos residentes?
--Sin lugar a dudas. Italia tiene actualmente un índice de desocupación del 10%; una deuda externa que ya alcanza casi al 120% del Producto Bruto; un déficit fiscal del 4% del PBI y un retroceso en el crecimiento de su economía del 6%, con respecto a 2008.
-- Sin embargo, Berlusconi se sabe dar algunos gustos. ¿Cómo interpreta eso el electorado, a la luz de estos datos, y teniendo en cuenta que su período de gobierno caduca en el 2013?.
--Lo que tiene que ver con la vida privada del primer ministro no ha afectado gravemente el consenso que posee, ni su intención de voto. Mantiene las mayorías parlamentarias y es un muy buen comunicador. A su favor tiene también, que la oposición de centroizquierda no tiene proyecto alternativo.
--¿Cómo se redujo con este gobierno la masa crítica que llegaba a los italianos radicados en la Argentina?
--Nos han sacado el 60%. Una iniciativa nuestra incluye cobertura de salud privada para 10 mil italianos en la Argentina, pero tememos que a fin de año, si sigue esta política, también desaparezca.
--¿Qué proporciones tiene la colonia italiana en la Argentina?
--Es la segunda más importante del mundo, después de Alemania.
--¿Se puede luchar contra la política oficial?
--En nuestro caso tratamos de sensibilizar al gobierno, para que no insista con el recorte. Creemos que en el 2010 la economía italiana se empezará a recuperar, apoyándose, en su estructura de pequeñas y medianas empresas. También se empieza a ver la recuperación económica en Alemania, Francia y en otros países que para Italia son muy importantes.
--¿Hay paralelismos con gobiernos de otro signo en materia de políticas sociales?.
--El gobierno de Prodi mostró mayor sensibilidad que éste. Tal vez por su ajustada mayoría parlamentaria y la necesidad de lograr amplios consensos para poder gobernar. Hay que reconocer que la crisis internacional, más una receta ortodoxa del ministro de Economía, Tremonti, fueron decisivas para que se quiera apagar un incendio con nafta.
--¿Se puede revertir la situación?
--Va a depender de la voluntad política del gobierno. En la agenda de Berlusconi los italianos en el exterior ocupan el último lugar cómodos.
--¿El recorte puede afectar también el pago de pensiones?
--Las pensiones de quienes han aportado en Italia no se tocan, porque son derechos adquiridos. Sí se van a ver afectados las ayudas que los consulados daban a italianos carecientes en la Argentina y el propio funcionamiento de las instituciones.

Fuente : La Nueva Provincia

No hay comentarios:

Publicar un comentario