martes, 15 de diciembre de 2009

Un sueño hecho realidad

El Vicepresidente de la Unione Regionale Siciliana Argentina di Mar del Plata, Gustavo Venturelli, viajó a Italia con el objetivo de conocer Sicilia, la tierra de sus ancestros. Allí visitó Ponte di Naso, el pueblo natal de sus padres, y pudo recorrer cada sitio relacionado con la historia de sus familiares. Las emociones surgieron en cada rincón de la isla, mas aún cuando conoció a sus tíos y primos a quienes solo había visto en fotografías.
Durante su viaje por Sicilia estuvo en ciudades bellísimas colmadas de historia y tradición tales como Palermo, Cefalu, Taormina, Mondello, Capo D’orlando y Naso.
El itinerario también tuvo escalas en las poblaciones de Aci Bonaccorsi, Aci Castello, Aci Catena, Aci Platani, Aci San Filippo, Aci Sant'Antonio, Aci Trezza y Aci Reale en la costa oriental de la isla.
Tantos sitios recorridos, hicieron que Gustavo tome alrededor d
e 1300 fotos. Es por ello que, desde Italia Oggi, quisimos saber un poco más de su maravillosa experiencia, ver algunas de las imágenes captadas durante el viaje y compartirlas con nuestros lectores.
A continuación publicamos la crónica relatada por su protagonista.


“Tengo 39 años y soy hijo de Sicilianos nacidos en “Ponte di Naso”, un pueblito cercano a Capo D’Orlando en la provincia de Messina. Mis padres, como tantos otros, arribaron a la Argentina el 4 de enero de 1950. Mi papá tenía tan solo 24 años y mi mamá 22 años.
A veces me pongo en el lugar de ellos y realmente me llena de emoción y orgullo aquella decisión ya que dejaban atrás nada más y nada menos que a toda su familia, su tierra y sus recuerdos (buenos y malos). Una gran cicatriz que ni el tiempo pudo borrar y que sus cuatro hijos tratamos de tener presente para saber de donde venimos y valorar sus esfuerzos.
Mi viaje a Italia fue mi sueño desde pequeño, pero que era algo que nunca había podido concretar. Es así que tome coraje y partí hacia la tierra de mis padres porque sabía que iba a ser algo inolvidable y emotivo ya que no conocía a ninguno de mis tíos y primos; solo los conocía por fotos. En Argentina el único pariente que tenemos es a Piero Giuffre, que se encuentra con ustedes.
En primera instancia, llegué a Roma y junto a mis compañeros de viaje, permanecimos tres días recorriendo la ciudad. Es realmente imponente y bella por donde se la mire, ya que uno está parado en la HISTORIA de la humanidad. Tuvimos la suerte de poder participar en la audiencia de los miércoles que el Santo Padre realiza para un grupo reducido de personas. Luego recorrimos las más importantes iglesias, plazas, monumentos y fuentes que uno se pueda imaginar.
En el Vaticano visitamos las tumbas de los Papas y fue impresionante. Estuve delante de la tumba de Juan Pablo II y de Pablo VI.
Luego de estos días partimos a nuestra soñada y querida Sicilia. Arribamos al aeropuerto de Catania y luego del hotel partimos en un tour hacia el volcán Etna.
El volcán es imponente y con alguna actividad, a medida que subíamos el frío se comenzaba a sentir. Llegamos a los 2800 mts de altura y a partir de allí, seguimos hasta la cima a la que se puede acceder con vehículos especiales o con funicular. ¡La vista es increíble!. Desde allí, es notable ver las casas, las calles y las iglesias construidas con piedras lávicas por sus antiguos pobladores.
Luego recorrimos las localidades de Aci Bonaccorsi, Aci Castello, Aci Catena, Aci Platani, Aci San Filippo, Aci Sant'Antonio, Aci Trezza y Aci Reale. Conocimos los faraglioni que se encuentran sobre la costa, los castillos normandos, las historias y leyendas típicas de estos lugares y el teatro greco-romano de Taormina, una ciudad muy bella que se encuentra sobre la montaña.
El viaje continuó por Palermo (Capital de Sicilia) y todos sus palacios históricos. Luego visitamos la ciudad balnearia de Mondello que es muy bonita y pintoresca. Otro excelente lugar fue Cefalu, muy pintoresco.
Y después de mucho andar llegué, ya solo, a Capo D’orlando donde me esperaban mis tíos. No se imaginan la emoción de ese primer contacto con ellos, era la primera vez que sentía lo que era abrazar a un tío!! Conocí a mis primos, mis otros tíos, ¡fue una experiencia impresionante! Me quedo sin palabras por los recuerdos.
Lungomare y San Gregorio, fueron otros de los lugares donde estuve hasta llegar al pueblo natal de mis padres: Il Ponte Di Naso. Visité la casa natal de mi papá, la casa natal de mi mamá, el molino de Olivo que era de mi abuelo y la escuela a la que fueron mis padres. Allí conocí a mi tía y a mi primo. También a mis primos de Brolo y de Milazzo. Recorrí la ciudad de Naso, ubicada en la montaña.
Además, pude conocer a algunos amigos de mis padres que todavía los recuerdan. El calor que me brindó toda esta gente maravillosa fue impresionante y doy gracias a Dios que me haya permitido concretar este sueño.”


No hay comentarios:

Publicar un comentario