jueves, 18 de marzo de 2010

I Pupi Siciliani

Con el objetivo de seguir rescatando elementos de la cultura italo-siciliana, hoy haremos un recorrido por los peculiares "pupi", originarios de Sicilia.
El teatro de marionetas, apareció en Sicilia a principios del siglo XIX y tuvo un gran éxito entre las clases populares de la isla.
Los marionetistas contaban las historias basándose, en la mayoría de los casos, en la literatura caballeresca medieval, en los poemas italianos del Renacimiento, en la vida de los santos o en la de los bandidos más famosos.



Los pupi son un tipo de títere que se afianzó en la Italia meridional, y sobre todo en Sicilia, entre la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del XX. Se distingue de otros tipos de muñecos articulados por su peculiar técnica de manipulación y por su repertorio, basado en narraciones caballerescas provenientes de romances de la época carolingia.
El pupi es una derivación del conocido títere de hilos. Un artista del siglo XIX , del cual se ha perdido el nombre, manipuló los típicos muñecos de hilo del teatro del siglo precedente, sustituyendo las cuerdas por varillas. Así resultó un complejo muñeco rígido, con una varilla superior que, entrando desde la cabeza, atravesaba todo el tronco del personaje.
Otro dato a tener en cuenta es la sustitución del hilo del brazo derecho con otra varilla metálica, característica del pupi siciliano (ya que existen pupi que mueven sus articulaciones a base de hilos). Así se consiguió imprimir al muñeco nuevos movimientos mucho más rápidos, bruscos y precisos que los que poseía el títere de hilos, permitiendo que en escena se desarrollaran espectaculares batallas, duelos y combates, propios de los relatos caballerescos.

Características

Los muñecos varían en peso y en tamaño. Sus medidas oscilan entre los 80 centímetros y sus 8 kilos de peso en Palermo a los 130 cm y 35 kilos de los típicos muñecos de Calabria. Unos poseen articulaciones en las rodillas, para otros, en cambio, sus piernas son rígidas. Los actores se sitúan, bien detrás del decorado, o bien a un lateral del proscenio. Es característico también de estos muñecos que el actor-manipulador posee unos zapatos especiales que hace taconear a cada paso de su muñeco, haciendo más realistas sus paseos por el proscenio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario