lunes, 3 de mayo de 2010

Monte Cassino

Es un pequeño pueblo a unas 80 millas al sur de Roma-en la región del Lacio- que alberga varias reliquias sagradas y el monasterio de San Benito (480-543), el santo patrono de Europa y el fundador del monaquismo occidental.

Desde su fundación por San Benito en el 529 dC, Monte Cassino tuvo una historia turbulenta, signada por repetidos ataques, saqueos y desastres naturales. Más recientemente, fue el sitio de una batalla terrible durante la Segunda Guerra Mundial que dio lugar a grandes pérdidas de vidas y la destrucción completa de los edificios monásticos.
A pesar de sus reveses importantes y frecuentes, el monasterio siempre fue reconstruido y las reliquias de los Santos Benito y Escolástica han sobrevivido a través de todas las turbulencias. El edificio que hoy fue construido después de 1944.

San Benito
Entre las obras del gran papa San Gregorio Magno (540-604 dC) -San Benito Abaduno de los Padres de la Iglesia occidental- se halla el Libro de los Diálogos. En este libro Gregorio relata la vida de varios santos de la península itálica venerados en su época. El segundo capítulo de su obra lo dedica enteramente a San Benito, nacido en Nursia (Umbria, Italia) hacia el año 480 dC. San Gregorio Magno pudo informarse sobre la vida del monje y abad Benito a través de varios de sus discípulos directos.
Siendo Benito un joven estudiante en Roma, decide cambiar radicalmente su vida haciéndose monje. Una hermana suya, de nombre Escolástica, ya había sido consagrada a Dios desde su infancia. Al inicio de su nueva forma de vida, Benito habita en una cueva de la región montañosa de Subiaco, lugar donde más tarde establecerá varios monasterios con numerosos discípulos. Finalmente se traslada a la región de Montecassino, donde funda un nuevo y célebre monasterio, en el cual reside hasta su muerte. Allí crece su irradiación espiritual, y escribe la conocida Regla de los monjes (Regula monachorum) que a lo largo de los siglos tendría amplísima difusión. El abad Benito muere santamente rodeado de sus discípulos alrededor del año 547 dC.

Libro II de los Diálogos
El texto que narra la Vida de San Benito corresponde al Libro II de los Diálogos, escrito unos 40 años después de la muerte de San Benito, hace más de 1500 años. San Gregorio Magno, PapaTuvo amplísima difusión e influencia a lo largo de toda la Edad Media, y fué luego traducido a todas las lenguas modernas. Está redactado usando la forma literaria de un diálogo entre el propio autor del libro y un personaje literario llamado Pedro. Al abordar un texto tan antiguo, es importante tener presente no solo el género literario usado por su autor -la narración de una serie de hechos milagrosos que jalonan la vida del santo-, sino también su intención: escribir no una biografía en el sentido moderno de la palabra, sino más bien mostrar a los fieles (los lectores) la imagen de un verdadero santo: un hombre de Dios, un amigo de Dios, que por serlo participa de los dones divinos de poder y de ciencia (milagros, profecías, etc.). El mismo Gregorio dice en su relato que no se informó de todos los detalles de la vida de San Benito, y que tampoco refiere en su libro todo lo que sabía acerca de él. Para él San Benito Abad representa el ideal del monje perfecto, y la narración de su biografía es como un programa de vida que presenta a los lectores de su época.
A su muerte en 543, fue enterrado en una tumba con su hermana, santa Escolástica. El monasterio fue saqueado por los lombardos no mucho tiempo después de la muerte de Benedicto XVI, pero pronto fue reconstruido. En el siglo 11, Montecassino había convertido en el más rico monasterio en el mundo.

La destrucción de Monte Cassino. La Batalla de Montecassino (también conocida como la Batalla por Roma y la Batalla por Cassino) fue una serie de cuatro duras batallas durante la Segunda Guerra Mundial, peleadas por los Aliados con la intención de atravesar la Línea Gustav, y tomar Roma.
A comienzos de 1944 la parte oeste de la Línea Gustav, cuyo pivote principal se situaba en las escarpadas pendientes de Monte Cassino, estaba sostenida por los alemanes que tenían posiciones en los valles de los ríos Rápido, Liri y Garigliano y algunos picos y peñascos cercanos, aunque no en la histórica Abadía de Montecassino, fundada en el año 524 por San Benito, aunque sí contaban con posiciones de defensa en las escarpadas pendientes por debajo de las paredes de la abadía.El 15 de febrero el monasterio, que estaba emplazado sobre un morro que avanzaba hacia el pueblo de Cassino, fue bombardeado por aviones americanos B-17, B-25, y B-26, resultando completamente destruido, aunque casi todos los códices y manuscritos de un valor incalculable y obras de arte habían sido enviados por los alemanes al Vaticano y pudo salvarse lo sustancial. Dos días después del bombardeo, paracaidistas alemanes se atrincheraron entre las ruinas para defenderlas. Entre el 17 de enero al 18 de mayo, la colina fue atacada cuatro veces por las tropas aliadas. Estas acciones ocasionaron la muerte de 54.000 soldados aliados y 20.000 soldados alemanes.

Otras destrucciones de la abadía
-Destruido hacia el año 577 por los Longobardos del duque de Benevento Zotone, el monasterio renace en los inicios del siglo VIII por obra del Bresciano Petronace sobre mandato del papa Gregorio II.
-En el 1349 ocurre la tercera destrucción a causa de un terremoto. Del estupendo edificio mandado a erigir por el abad Desiderio, no quedaron sino unos cuantos muros.

Reconstrucción. Varias adiciones y embellecimientos llevadas a cabo en la sucesiva reconstrucción, darán al monasterio la grandeza y la monumentalidad legada a nosotros hasta el 15 febrero de 1944, cuando en la fase final de la segunda guerra mundial, Monte Cassino vino a encontrarse precisamente en el frente de batalla de los ejércitos. El sitio de oración y estudio, convertido en circunstancias excepcionales también en asilo pacífico de indefensos civiles fue, en el espacio de tres horas, reducido a un cúmulo de ruinas, bajo las cuales encontraron la muerte muchos de los refugiados.(foto n.2)
Todo lo que hoy se ve, ha sido reconstruido sobre el antiguo módulo arquitectónico, según el programa del benemérito abad Rea: "donde estaba, como estaba".
Las variadas obras de reconstrucción duraron un decenio y han sido financiadas exclusivamente por el gobierno italiano.

Atractivos turísticos
La basílica, está ricamente decorada en estucos y mosaicos, contiene las reliquias de San Benito y su hermana, santa Escolástica, que sobrevivió a los bombardeos.
El museo de la abadía muestra de arte y artefactos medievales del monasterio y guarda la historia del monacato.
En el exterior se puede ver un pequeño viñedo pertenciente a la abadía. Dentro de la abadía hay venta de dulces, vinos y productos herborísticos, también tiene un correo desde donde se pueden mandar postales.
Cementerio polaco
Antes de llegar a la Abadia se puede observar un gran cementerio de los soldados caídos del pueblo polaco que está muy bien conservado y es mantenido por el gobierno de Polonia.
Es que el último ataque contra Montecassino fue llevado a cabo por el Segundo Cuerpo polaco del general Anders y la Cuarta División india. Un miembro de esta última división recibió la «Victoria Cross», por su ayuda en capturar la artillería enemiga.
El primer asalto (11 de mayo al 12 de mayo) causó enormes bajas aliadas, pero el Octavo Ejército británico logró atravesar las líneas enemigas, logrando alcanzar el valle del Liri, justo debajo del monasterio.
El segundo asalto (17 de mayo - 19 de mayo) causó enormes bajas en las filas polacas, pero la Cuarta División marroquí logró empujar a la 1ª División de Paracaidistas alemanes fuera de sus posiciones en las colinas, que rindieron las ruinas del monasterio. En la mañana del 18 de mayo, la vanguardia polaca ocupó el monasterio, que ya había sido abandonado.
La captura de Montecassino permitió el avance aliado a Roma y liberó a las tropas atrapadas en Anzio, la capital italiana cayó el 4 de junio de 1944.
El gobierno polaco en exilio creó una condecoración llamada Cruz de Montecassino para premiar a los soldados que participaron en esta campaña, además un cementerio polaco fue construido al noreste del monasterio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario