domingo, 8 de agosto de 2010

El camino a la Fiesta Nacional de la Cebada Cervecera recordará por siempre al Padre Lamberto

El viernes se realizó el acto de imposición del nombre “Padre Lamberto Francioni” a la calle que conduce al predio de la Fiesta Nacional de la Cebada Cervecera.
La iniciativa fue del Círculo Italiano Puanense a diez años del fallecimiento del sacerdote y por haber cumplido éste una loable labor en la comunidad durante más de 25 años, siendo junto al Padre Pascual Di Saverio, propulsor del Centro Mariano.
“Fue providencia generosa, mano fraterna y amiga, fortaleza de padre y ternura de madre,” expresaron mediante una misiva las Hermanas Clarisas.



La ceremonia de imposición del nombre “Padre Francisco Lamberto Francioni” se inició a las 11.30 en las intersecciones de las calles Catriel e Ingeniero Ebelot, ante la presencia de autoridades municipales, eclesiásticas y representantes de instituciones puanenses.
En la apertura del acto, habló el presidente del Círculo Italiano Puanense, quien destacó la labor realizada por el Fray desde el momento que se hizo cargo de la parroquia en el año 1974.
A continuación, el presidente de la Comisión Permanente de la Fiesta Nacional de la Cebada Cervecera, Hugo Ruesga, recordó cuando el Padre Lamberto fue nombrado Ciudadano Honorario y Benemérito de la localidad de Puan.
“Como bien mencionaba Oscar Nervi, en el año 1974 el Padre Lamberto llega a nuestra comunidad. En ese mismo año, se realizó la primera Fiesta de la Cebada Cervecera y durante 25 años el sacerdote rezó allí las misas,” dijo.
“En la reunión de la comisión directiva, se decidió nombrarlo Presidente Honorario. El acto fue muy emotivo y se realizó cuando el padre ya estaba retirándose de nuestra comunidad por lo problemas de salud que todo conocemos,” relató.
Luego valoró a las personas e instituciones que contribuyeron con el asfaltado de la calle que conduce al predio de la Fiesta Nacional de Cebada Cervecera.
“Tenemos la suerte que se haya hecho con el aporte Jorge Díaz, Ricardo González, el Municipio, la Cooperativa de Servicios y Obras Públicas, la Cooperativa Agrícola Ganadera de Puan, la Cámara de Comercio y Maltería Pampa,” enumeró.
También agradeció a los presentes por “haber venido” y mantener a “Puan unido ante un hecho como este.”
“Gracias por haber venido y mantenerse Puan unido ante un hecho como éste. El Padre Lamberto en cada sermón y cuando fue trasladada la Fiesta al predio, siempre nos daba aliento porque no todos estaban convencidos de ello. Hoy tenemos la suerte que pasado el tiempo, estamos todos unidos más allá de que él nos mire desde muy lejos, pudiendo nombrar este camino con el nombre de Padre Lamberto Francioni,” reflexionó.

El mensaje del Jefe Comunal

El Intendente Horacio López felicitó al Círculo Italiano Puanense y a la Fiesta Nacional de la Cebada Cervecera por la iniciativa tomada: “Colocarle la denominación de un nombre propio a una arteria de estas características siempre supone que se están rindiendo honores y homenajes a alguien que pasó por la tierra dejando una huella profunda, cuando además de eso se trata de un sacerdote, la emoción es seguramente mucho más grande.”
“Porque en realidad son muy pocos los sacerdotes, no son más 400.000 en todo el mundo para un billón de cristianos católicos que habemos en el mundo”, añadió.
Después ahondó en la tarea espiritual del Padre Lamberto y dijo: “Seguramente muchos recordarán en el tiempo al padre por su aporte a algunas obras materiales pero creo que ante todo, destacamos lo que él ha hecho a favor de reconciliar a la gente con sus valores. En el trabajo que ha realizado para que los que se sentían de alguna manera discriminados, disminuidos, con los brazos caídos, haberlos puesto de nuevo de pie dándoles valor, haciéndoles sentir que la vida es hermosa vivirla y además también haber predicado la palabra de Jesús.”

Placa recordatoria

Al concluir los discursos, el Intendente López; el presidente del Círculo Italiano Puanense, Oscar Nervi; el presidente de la Comisión Permanente de la Fiesta Nacional de la Cebada Cervecera, Hugo Ruesga; la Madre Provincial, Isabel y el padre Roque descubrieron la placa recordatoria con la inscripción “Camino Padre Lamberto Francioni”
Seguidamente, el Padre Roque antes de bendecir el lugar, recordó al sacerdote homenajeado: “Dos veces, mientras estaba en tiempos de estudio para ordenarme como franciscano pasé aquí por Puan y lo conocí así de saludarlo un momentito, pero no tuve el gusto de compartir los días con él.”
“Lamberto trabajó al lado de muchos hermanos y hermanas de este pueblo para hacer lo que es nuestra Puan de hoy. Hubo fuerzas espirituales y físicas, hubo que contribuir donando la vida y este es el único camino para formar un mundo mejor,” dijo.
“Y al pedirle la bendición a Dios de esta placa y a Lamberto que nos acompañe, que cuando podamos ver este monolito y recordarlo a él, nosotros y muchos otros puedan elevar la vista a Dios y decir: vale la pena elegir siempre los valores y creer en Dios, ante un mundo que se nos presenta tan complejo,” deseó.


Ofrenda floral y sentidos mensajes

En los últimos minutos de la ceremonia, la Comisión Pro Millenium depositó una ofrenda floral en el monolito que recuerda al sacerdote.
Después, se leyeron dos mensajes, uno enviado por las hermanas clarisas y otro por familiares del Padre Lamberto residentes en la República de San Marino (Italia).

“Fue transparencia de bondad”

“Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Cuando hay que decir algo importante no hay palabras, es siempre el silencio la manera más elocuente de hablar, por eso desde el silencio de nuestro corazón desborda el agradecimiento.
Gracias a Dios por regalarnos hermanos y hoy particularmente. gracias por el Padre Lamberto, porque su ser hermano fue transparencia de la bondad y de la belleza del amor de Dios. Se nos hace agradable traer a la memoria dejando pasar por nuestro corazón al Padre Lamberto, que para nosotras fue providencia generosa, mano fraterna y amiga, fortaleza de padre y ternura de madre.
Cuántos gestos dedicados y atentos detalles pequeñísimos que solo pueden brotar de un alma grande, de una vida abierta y entregada que desborda y derrama para todos y en todo tiempo sin reservarse nada para si. Padre Lamberto, al poner su nombre en una calle del pueblo hace envío a su memoria y señala el camino que es Jesús. Los unimos en nuestra alabanza en la Eucaristía,” dijeron en su misiva las hermanas Clarisas.

Desde San Marino, Italia

Como corolario de la ceremonia, se dio lectura al telegrama procedente de la República de San Marino con fecha 2 de agosto, enviado por familiares del Fray. “En la imposibilidad de participar en la ceremonia de inauguración de la calle dedicada al Padre Lamberto, deseamos expresar nuestro más cálido y sincero agradecimiento a las autoridades competentes, a las Clarisas y a toda la comunidad de Puan por haber querido recordar con esta dedicación personal la figura de nuestro queridísimo Padre Lamberto.”

Una idea que lo recordará para siempre

El pedido de nombrar “Padre Francisco Lamberto Francioni” al camino de la Fiesta Nacional de la Cebada Cervecera surgió por iniciativa de Carlos Alberto Malvicini y Carlos Alfredo Arcucci, socios del Círculo Italiano Puanense.
El proyecto debidamente fundamentado fue presentado al Concejo Deliberante para que evaluara su aprobación.
En la sesión del 14 de Julio, el Legislativo aprobó por unanimidad la propuesta de la institución italiana. La ordenanza en su fundamentación detallaba que “este cura párroco desarrolló una fecunda y extensa labor material y espiritual durante más de 25 años en nuestra comunidad.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario