miércoles, 29 de diciembre de 2010

Albóndigas en ragú

1. Armar las albóndigas, pasarlas por la harina, rehogar en aceite caliente, y retirrar.
2. En la misma olla sofría la cebolla cortada en dados y las hierbas (tomillo, romero u orégano). Agregue una cucharada sopera de harina y revuelva logrando de esta forma que no se formen grumos.
3. Agregue el vaso de vino y las albóndigas. Deje cocinar a fuego lento durante 45 minutos y revuelva esporádicamente.
4. Incorpore luego las zanahorias en rodajas, la papa en cuadraditos y 3 cucharadas soperas de tomate frito.
5. Deje, a fuego lento siempre, otros 45 minutos y si es necesario agregue agua. Controle en forma constante el punto de la carne.


Otras formas de hacer el ragú

El ragú (en francés ragoût, en italiano ragù) es una preparación típica de la cocina italiana que consiste en dejar cocer carnes (aves, caza, pescados, etc) en sus propios jugos (la cacerola con su tapa), durante un lapso prolongado, entre dos y cuatro horas, a baja temperatura.
El resultado final del ragú suele ser una salsa, ligada con una guarnición aromática elaborada a base de ingredientes troceados antes de comenzar la preparación. Se distinguen dos tipos de ragú según se ponga a cocer la carne en un fondo oscuro o blanco:
* Ragú en fondo oscuro. La carne se dora en una materia grasa (aceite, mantequilla, tocino, etc) a la que se le añade harina y se riega con caldo.
* Ragú en fondo claro. El proceso es el mismo pero la carne no llega a dorar. Casos como este son el fricasé y el irish stew.
Tras esta operación se suele mezclar con diferentes verduras pochadas y se cuece en salsa de tomate más o menos tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario