sábado, 12 de noviembre de 2011

Italia: El economista Mario Monti sería el sucesor de Berlusconi

El primer ministro mantuvo un encuentro clave con el economista Mario Monti, principal candidato a sucederlo. El diálogo se produce poco antes de la sesión de Diputados dónde se avalará el paquete anticrisis que proponen Europa y el FMI

(Clarín, por Julio Algarañáz) Con un almuerzo prolongado en una larga charla con el profesor Mario Monti, el prestigioso economista de 68 años destinado a sucederlo, el primer ministro Silvio Berlusconi está viviendo las últimas horas de su gobierno y probablemente de su larga aventura política que ha durado 17 años. No bien la Cámara de Diputados apruebe la ley de estbilidad con las medidas anticrisis exigidas por Europa y el Fondo Monetario Internacional, Berlusconi irá al Palacio del Quirinal y entregará su dimisión al presidente de la República, Giorgio Napolitano.
El jefe del Estado se la aceptará de inmediato e iniciará hoy mismo las primeras consultas, que completará mañana con encuentros con los partidos políticos. Napolitano quiere dar ya mañana al atardecer a Mario Monti, a quien nombró senador vitalicio hace tres días, el mandato para formar un nuevo gobierno.
A partir del lunes comenzarán las negociaciones del nuevo jefe del gobierno, que busará formar un gobierno de emergencia nacional que establezca una tregua entre las fuerzas políticas. Se supone que habrá una neta prevalencia de ministros “técnicos”, con pocos o ningún político.
La crisis global se ha ensañado con Europa y particularmente con Italia, que el miércoles estaba al borde de perder su insolvencia por el alza vertiginosa de los intereses de los títulos públicos.
Italia debe 1,9 billones de euros, el 120% de su PBI y en los próximos meses debe financiar la renovación de casi 300 mil millones de euros, según estimaciones.
Tras perder la mayoría en la Cámara de Diputados, el premier Berlusconi –quien hasta la semana pasada repetía que Italia “es un país en bienestar, los restaurantes están llenos”-, debió prometer su renuncia a Napolitano no bien fuera aprobada la ley de estabilidad.
El presidente apremió al líder conservador y nombró senador vitalicio a Mario Monti para acelerar dramáticamente una salida a la crisis con un gobierno de emergencia nacional a nombrar este fin de semana.
Estos anuncios calmaron ligeramente a los mercados. Subieron las bolsas, festejaron los mercados internacionales, traumatizados por la magnitud de la crisis italiana, y bajaron las tasas de interés.
Dentro del PDL, el partido de Berlusconi, hay bolsas de resistencia de dirigentes y parlamentarios que reclaman elecciones anticipadas, imposibles de convocar porque se perderían otros tres meses y los mercados hundirán en la bancarrota a Italia ya la semana que viene si no hay una solución política a la crisis.
Todos los llamados “poderes fuertes” mundiales apoyan el nombramiento de Monti. Al presidente Napolitano lo llamaron el presidente Barack Obama y los principales líderes europeos. También los personajes que comandan el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea, repitiendo continuamente el nombre del profesor Monti, que fue comisario europeo durante diez años hasta 2004.

No hay comentarios:

Publicar un comentario