jueves, 29 de diciembre de 2011

Tradiciones: Distintas formas de recibir el Año Nuevo


Italia

En Nochevieja, la diferencia la marcan las lentejas. Es una curiosa tradición del país transalpino que consiste en disfrutar de un plato de lentejas en Nochevieja como símbolo un año de buena salud económica. En Roma, los italianos se reúnen en la Plaza del Popolo, donde hay conciertos de música clásica, de rock, música de baile, etc.
Además, en la última noche del año también tiene lugar otra especial tradición en la ciudad de Nápoles en la que se lanza desde el balcón la vajilla como celebración para recibir el año.

Alemania

El país germánico lleva a cabo una de las tradiciones más peculiares en todo el mundo, ya que en la popular cena de Nochevieja, familia y amigos se reúnen en torno a una mesa para fundir algún objeto de plomo en una cuchara sopera. A continuación se vierte el plomo fundido sobre una olla de agua fría y con la forma que se obtiene se interpreta el destino del próximo año.

Filipinas

La Nochevieja en Filipinas también se vive de una manera especial. Los filipinos asocian la redondez con la riqueza y monedas, así que los habitantes de estas islas intentan rodearse de elementos de esa forma para recibir la llegada del nuevo año de la mejor forma posible. De esta manera, la obsesión por la buena fortuna es tan perseguida que incluso muchos se visten con ropa a lunares y comen hasta trece tipos de frutas redondas diferentes.

Japón

En el país nipón el día de Navidad coincide con el Día de los Enamorados, así que se celebra con una cena especial en familia donde los niños reciben regalos de Hoteiosho, un dios budista que vigila que los niños se porten bien. Respecto a Nochevieja, la locura se apodera de los japoneses la última noche del año que acuden en masa a los restaurantes de la conocida marca de fast-food Kentucky Fried Chicken. Todo por una campaña de publicidad de hace más de 40 años...

Noruega

El país nórdico es uno de los más supersticiosos en todo el mundo cuando se acerca la época navideña. Tal es así, que en todos los hogares la víspera de Navidad se esconden todas las escobas ya que una popular tradición cuenta que brujas y otros espíritus malvados salen en medio de la noche alrededor de las casas.

Ecuador

El país sudamericano tiene la extraña tradición de quemar un monigote como símbolo para despedir el año que se marcha. La costumbre se extiende por todo el país y es tradicional que se rellene a los monigotes de petardos para que estalle una auténtica "mascletá" a la ecuatoriana justo a las doce de la noche. Normalmente los personajes son fabricados con madera, cartón y papel hasta llegar algunos incluso a los diez metros de altura.

Austria

La Navidad en este pequeño país del centro de Europa se empieza a preparar a principios del mes de diciembre cuando los jóvenes se visten del tradicional personaje de Krampus (el diablo navideño). Ataviados de cadenas y campanas, recorren las calles de pueblos y ciudades para advertir a los niños que si se han portado mal no recibirán regalos esta Navidad. Sin embargo, Austria es un clásico de la navidad europea no por este personaje sino por los famosos mercadillos navideños que engalanan la capital, Viena, con un gran espíritu navideño.

Nueva York


Cerca de un millón de personas se congregan en Times Square para ver cómo baja la famosa bola de cristal para marcar la entrada en el nuevo año. En esta mítica plaza neoyorquina no faltan actuaciones musicales, fuegos artificiales, espectáculos de globos, confeti, etc.

Francia

Los franceses despiden el año brindando con copas de 'champagne' y bebiendo vino blanco y vino caliente. En la Avenida de los Campos Elíseos se congregan miles y miles de parisinos para contemplar el espectáculo de fuegos artificiales que se despliega sobre la ciudad. La celebración discurrel ritmo que marcan los petardos y los 'papillottes', unos pequeños bombones de los que se desprende una pequeña explosión al quitarles el envoltorio.

Río de Janeiro

Los brasileños acuden a las playas de Copacabana e Ipanema para celebrar la fiesta del Lemanjá, la diosa del agua a la cual adoran lanzando al mar millones y millones de pequeñas velas flotantes. Los fuegos artificiales son espectaculares.

Londres

Trafalgar Square, Piccadilly Circus y el Big Ben congregan las mayores aglomeraciones. En estos lugares los ingleses juntan sus brazos y entonan la mítica y milenaria canción 'Auld Lang Syne'. Además, hay unos impresionantes fuegos artificiales sobre el río Támesis que duran diez minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario