martes, 28 de febrero de 2012

Crucero averiado con más de 1.000 personas a bordo remolcado en Seychelles

(AFP) El crucero "Costa Allegra", que quedó a la deriva en el Océano Índico con más de 1.000 personas a bordo, en una zona habitualmente infestada de piratas, estaba siendo remolcado este martes hacia las islas Seychelles.

El "Costa Allegra" debía llegar el miércoles o jueves a Mahé, la principal isla del archipiélago, en lugar de la de Desroches, como se había anunciado inicialmente.
"Desembarcar en la isla de Desroches no contaba con las condiciones de seguridad necesarias", explicó la compañía Costa Crociere en un comunicado, precisando que no había suficiente capacidad para alojar a todos los pasajeros.
Las autoridades de Seychelles confirmaron el cambio de rumbo, agregando que el navío tenía previsto llegar a Mahé entre el miércoles por la noche y el jueves por la mañana.
Dos remolcadores provenientes de las islas Seychelles llegaron hasta el lugar en que se encontraba el "Costa Allegra" para ayudar al barco atunero francés "Trevignon", que se había hecho cargo del navío averiado el martes a las 02H40 GMT.
El crucero había estado a la deriva desde que el lunes se produjo un incendio en la sala de máquinas, que fue extinguido sin causar víctimas.
A bordo van 627 pasajeros de varias nacionalidades, entre ellos quince españoles, dos brasileños y un uruguayo, y 413 tripulantes.
El "Costa Allegra" pertenece a la compañía de navegación italo-estadounidense Costa Crociere, propietaria del "Costa Concordia", que naufragó el pasado 13 de enero frente a la isla italiana del Giglio causando la muerte de 32 personas.
Costa reconoció el martes que dos acontecimientos de este tipo en tan poco tiempo son perjudiciales para su "reputación".
Familiares de los pasajeros afirmaron a medios de comunicación italianos que la empresa los había contactado, pero que no pudieron comunicarse directamente con sus parientes.
"Costa nos llamó ayer (lunes) para explicarnos que todo estaba bajo control. Lo más incómodo es el calor porque el aire acondicionado dejó de funcionar", afirmó Liviana Chiappi, la esposa de un miembro de la tripulación del navío.
"Los pasajeros no se pueden quedar dentro del barco, salvo en ciertas partes, pero no en los camarotes. Pienso que tienen que pasar la noche a la intemperie, pero la temperatura lo permite. Basta con una manta", añadió.
El crucero, de 188 metros de eslora, zarpó el sábado de Madagascar hacia las islas Seychelles y tenía previsto seguir hacia Omán y Egipto.
La nave, con ocho cubiertas y 399 camarotes, fue construida en 1992, remodelada en el 2006 y puede transportar un máximo de 1.400 personas.
Nueve militares italianos, especializados en el combate de la piratería, que azota con frecuencia esa zona, se encuentran a bordo del crucero, precisó la misma fuente.
"No se corre peligro de piratería, pero no se puede garantizar al 100%", había comentado el comandante Giorgio Moretti, director de operaciones marítimas de la compañía, quien descartó que el crucero pueda encallar como le ocurrió en enero al "Costa Concordia".
Dos aviones, uno de Seychelles y otro de India, escoltan al barco. Barcos extranjeros de vigilancia suelen intervenir en Seychelles desde hace varios años para intentar reducir el número de ataques de piratas en la zona.
Por otra parte, dos rehenes murieron durante un operativo de la Marina danesa que liberó a otros 16 cautivos en un barco pirata frente a las costas de Somalia, anunció este martes la marina escandinava.
El barco danés forma parte de una misión liderada por la OTAN que intenta combatir la piratería frente a las costas de Somalia y del este de África.

No hay comentarios:

Publicar un comentario