viernes, 9 de marzo de 2012

Carta del Diputado Porta enviada al diario Corriere della Sera

Carta que el Diputado italiano Fabio Porta, electo por la Ripartizione Sudamerica, envió a Sergio Romano, editor del diario Corriere della Sera, a raíz del tema Malvinas.

"El trigésimo aniversario del conflicto que en los años '80 enfrentó a Argentina y Gran Bretaña en las costas de las lejanísimas Islas "Falkland-Malvinas" habría podido representar una útil ocasión de reflexión sobre la compleja y a menudo contradictoria relación de las potencias europeas con los países latinoamericanos.
Una vez más, en cambio, la gran prensa italiana corre el peligro de distinguirse por el provincialismo estereotipado de su información sobre política exterior, más que nada cuando de América latina se trata.
Y así, mientras sobre las columnas del acreditado periódico inglés The Times se llega hasta a argumentar la restitución de las Malvinas a la Argentina ("One Falklands problem, one civilized solution", de Simon Winchester, 14/01/12), sobre nuestro Corriere della sera ("Cuando Hollywood es anti-norteamericana", de Massimo Gaggi, 17/02/12) se banaliza el tema, siguiendo más el dictado del gossip y del star-system que una simple y oportuna descripción de los hechos.
El artículo del Corriere, hablando de manera impropia de "pedazo de territorio legítimamente poseído por una democracia liberal" (como si las democracias liberales, con Gran Bretaña a la cabeza, no tuvieran nada que ver con el colonialismo) o de “dictadores latino-americanos", haciendo referencia a dos Presidentes si se quiere discutibles, pero democráticamente electos como Chávez y Morales, termina por dibujar una imagen pintoresca y lejana de la realidad del continente que ha crecido más que cualquier otro en las últimas décadas en el proceso de consolidación de la democracia y en la reducción de las desigualdades sociales, volviéndose al mismo tiempo económicamente una de las áreas del mundo más dinámica y desarrollada.
Sobre las "Malvinas-Falklands" existe desde hace años un conflicto diplomático relativo a la soberanía, que ambos países reivindican (bien vale recordarlo, las islas se localizan a 14.000 km de Inglaterra y a algo más de 500 km de la Argentina).
Pedir a las Naciones Unidas la reapertura de las negociaciones no me parece un acto de lesa majestad, y como prueba podría citar muchos casos análogos solucionados en el pasado o actualmente en fase de negociación internacional (para ceñirnos a Europa, basta pensar en la solicitud española de recobrar la soberanía de Gibraltar).
Y el hecho de que en el 1982 un gobierno argentino ilegitimo, una auténtica "dictadura", se embarcó en una absurda guerra usada a fines propagandísticos internos no exime a la comunidad internacional de afrontar una controversia originada hace más de un siglo y todavía no resuelta.
A este propósito querría hacer notar cómo todos los países suramericanos, comprendido el Chile del "revolucionario" Piñera, han manifestado solidaridad con el gobierno de Buenos Aires, cerrando sus puertos a los barcos de bandera de las "Islas Falkands".
En pocas palabras: también en este caso habríamos esperado de los medios de información un esfuerzo mayor de análisis y comprensión de la realidad, ofreciendo principalmente instrumentos e informaciones plurales y objetivas al lector, antes que eslóganes claramente copiados a cuatro manos de un cómodo conformismo que acepta lo que aparece como moda en los medios de comunicación globales.
Por años América latina ha sufrido las consecuencias, también culturales, de siglos de dominio colonial europeo; en las últimas décadas, después de haber superado otro triste capítulo, el de los regímenes dictatoriales, el continente ha reconquistado progresivamente el papel político y económico que le compete en el contexto internacional.
No la violentemos una vez más con lugares comunes esquemáticos o con lecturas simplificadas que, además de no ayudarnos a comprender la realidad, nos alejan de países que, al contrario, deberíamos considerar parte integrante de nuestra historia y nuestro futuro".

Diputado Fabio Porta
Camera dei Deputati
Roma

No hay comentarios:

Publicar un comentario