sábado, 2 de junio de 2012

Italia vivió su Fiesta Nacional recordando a las víctimas de los terremotos


Italia celebró hoy el 66 aniversario de la República con el tradicional desfile militar en la Vía de los Foros Imperiales, de Roma, en un clima de sobriedad por la muerte de 24 personas en los dos grandes terremotos registrados el 20 y 29 de mayo en la región norteña de Emilia Romagna.

El desfile, que presidió el Jefe del Estado, Giorgio Napolitano, estuvo dedicado a esas víctimas, a los 250 heridos y a los más de 15.000 evacuados y comenzó con un minuto de silencio en memoria de los fallecidos.
Los estandartes de las regiones de Emilia Romagna, Lombardia y Véneto, así como lo de las provincias de Modena, Bolonia, Ferrara, Mantua, Reggio Emilia y Rovigo, las zonas afectadas por los temblores, fueron colocadas en la tribunal de honor del desfile, al lado del jefe del Estado.
La celebración del desfile fue duramente criticada por colectivos de ciudadanos, que a través de las redes sociales, pidieron que se anulara y el dinero que cuesta su organización destinado a los damnificados de los terremotos.
En esa línea, los partidos Liga Norte e Italia de los Valores (IDV) no asistieron hoy al desfile.
El dirigente de la Liga Norte Roberto Maroni, exministro de Interior con Silvio Berlusconi, dijo hoy que consideran "inoportuno" un evento como este "mientras que han muerto numerosas personas, otras sufren y otras lo han perdido todo y el Estado celebra una fiesta con comidas y tirando el dinero a la basura".
El presidente Napolitano defendió el desfile como un símbolo de "unidad" en estos difíciles momentos de Italia tras el terremoto y un reconocimiento a los militares italianos que prestan servicios en misiones de paz en el extranjero y a los militares que han colaborado junto a Protección Civil en la ayuda a los afectados por los temblores de tierra.
Al contrario que en otras ocasiones y en señal de respeto, el desfile no fue abierto ni cerrado, como es tradición, por los nueve aviones de la patrulla acrobática de la Aeronáutica Militar "Frecce Tricolori" (Flechas tricolores), que sobrevuela el cielo de Roma dejando a su paso los colores de la bandera nacional.
En esa línea sobria y de recogimiento, la música de las banda y los cantos militares se interrumpieron a su paso por el palco presidencial, desfilando sólo con el sonido de los tambores.
Incluso los "bersaglieri", el cuerpo militar famoso por el gorro de largas plumas que portan y que siempre se mueve corriendo, dejaron de tocar sus alegres música a su paso por el palco.
La única excepción fue la de la Brigada Sassari, que desfiló con música y el canto de su himno, que habla de orgullo nacional y dolor.
El desfile duró sólo 50 minutos, en vez de los 80-90 de otras ocasiones y por los Foros Imperiales sólo pasaron 2.000 militares, frente a los 2.500 previstos o los 6.500 del pasado años, cuando Italia celebró, además, el 150 aniversario de su unidad y asistieron al evento cerca de un centenar de jefes de estado de todo el mundo, entre ellos el rey Juan Carlos I de España.
También desfilaron representantes de países aliados de Italia, con banderas, entre ellos España y Grecia, y donde están presentes tropas italianas.
La jornada del Día de la República comenzó con la tradicional ofrenda de una corona de laurel ante el Monumento al Soldado Desconocido, en el Altar de la Patria, en la céntrica plaza Venecia por parte del presidente Napolitano.
El jefe del Estado estuvo acompañado de primer ministro, Mario Monti, y los titulares del Senado y la Cámara de Diputados, Renato Schifani y Gianfranco Fini, así como del presidente del Tribunal Constitucional, Alfonso Quaranta, y numerosos ministros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario