jueves, 28 de junio de 2012

Quedó inaugurada la flamante sede del Consulado de Italia

    
Con la presencia del embajador italiano en nuestro país, Guido Walter La Tella, y a casi cinco años de iniciadas las tareas de remodelación, el Consulado de Italia habilitó oficialmente su nueva sede diplomática en la esquina de la avenida Alem y Rodríguez.
     Se trata de una casona construida en la década del '50, completamente recuperada y adecuada para su nuevo destino, con una superficie de más de 700 metros cuadrados organizados en subsuelo, planta baja y primer piso.
     El acto inaugural contó con la presencia del intendente Gustavo Bevilacqua, el diputado nacional Juan Pedro Tunessi, los titulares de la Universidad Nacional del Sur y de la Facultad Regional de la Universidad Tecnológica Nacional, Guillermo Crapiste y Liberto Ercoli, respectivamente, además de diplomáticos, funcionarios e invitados especiales.
     Abrió los discursos el embajador La Tella, quien se gratificó de que el acto coincidiera con el Día de la Bandera en nuestro país.
     "La restauración de este palacio es un símbolo y una demostración del compromiso italiano con esta ciudad y su región. Simboliza además la elegancia y el estilo de la arquitectura italiana y argentina", señaló.
     Subrayó luego la importancia de estos acontecimientos cuando el mundo atraviesa "un período muy complicado" a nivel económico y comercial.
     "Es muy importante que en estos momentos de incertidumbre las relaciones entre países con lazos tan fuertes como los nuestros puedan continuar a un nivel elevado", dijo.
     A su turno, el cónsul italiano en nuestra ciudad, Pierluigi Ferraro, señaló que la nueva sede es una manera de que el consulado tenga "una presencia calificada en Bahía Blanca".
     "Creo que se empezó un camino para mejorar nuestra atención y que los resultados se medirán en el largo plazo. Esto lo conseguimos gracias al aporte de la ciudad y de nuestro personal", indicó.
     Como cierre, el intendente entregó al embajador un cuadro con el escudo de nuestra ciudad, "un presente dado con el corazón", según señaló Bevilacqua, con la idea de que tenga su lugar en la restaurada casa.

Avatares de una casona
     La obra de remodelación del palacio de aires renacentistas de Alem y Rodríguez comenzó a principios de 2007 y debía estar terminada ese mismo año. Pero las cosas no fueron del todo bien y la empresa responsable de los trabajos abandonó una obra cargada de problemas. Cinco años demoró el consulado en resolver la cuestión, desde lo jurídico y lo técnico, hasta llegar a esta habilitación.
     La casa fue construida en 1955 por el empresario Tulio Marchetti, según un proyecto del arquitecto Ricardo Klammer. Disponía de dos dormitorios, sala de estar, comedor, estudio y salas de servicio, ocupando 731 metros cuadrados.
     La puesta en valor respeta sus materiales originales, destacándose sus pisos de madera, las escaleras señoriales y sus artefactos de iluminación de bronce, cerámica y opalina.

Fuente: lanueva.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario