domingo, 9 de septiembre de 2012

Repercusiones de las actividades culturales impulsadas por el Consulado de Italia en Bahía Blanca

Sobre la actuación del compositor italiano Fabio Vacchi en Bahía Blanca, viernes 24 de agosto, Diario La Nueva Provincia. 

Lejos de una idea de intelectual atrincherado en torres de marfil, Fabio Vacchi se mostró siempre atento a los fermentos artísticos y, en un sentido más amplio, centró su interés en todos los eventos culturales y sociales del mundo contemporáneo.Es por eso que el compositor italiano, uno de los más importantes de nuestro tiempo, accedió a la composición de una obra especial para Bahía Blanca.
La invitación corrió por cuenta del Consulado General de Italia en esta ciudad, con la colaboración de la Asociación Il David. La obra fue titulada Quintetto Notturno Concertante por guitarra y cuarteto de cuerdas.

En la función se hicieron presentes cinco músicos italianos que ejecutarán la obra: Adriano Rullo, en guitarra, Daniela Cammarano y Daniele Orlando, violines, Luca Guido, en viola, y Matteo Pigato, en violoncello.

"De todas las actividades culturales impulsadas por el Consulado General de Italia bajo mi gestión, ésta es la más importante, dada la relevancia de la figura convocada", considera el cónsul general Pierluigi Ferraro.
A instancias del mismo funcionario, en junio de 2011, el pintor milanés Jean Arboit inauguró un mural de 100 metros cuadrados sobre uno de los laterales del edificio de la UTN --sito en calle 11 de Abril--, que es posible apreciar desde la avenida Alem, además de una exposición de obras del plástico en el Museo de Bellas Artes, con un presupuesto total de 75.000 euros. En mayo pasado, se descubrió Trasmigrazione , otra pintura de gran tamaño, realizada en forma de tríptico por el artista Luiggi Gallo, sobre la plazoleta interna del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca, que costó 8.000 euros.
"Que un compositor de esta envergadura haya compuesto una obra de música clásica contemporánea, expresamente para Bahía Blanca, es un logro único y, por supuesto, aquí será el estreno mundial. Así que sería sumamente importante que la gente asistiera a escucharla.
"Es una partitura que dura alrededor de 30 minutos, muy ágil; el proyecto costó unos 40.000 euros, financiados por empresas privadas de Bahía Blanca, y hay una contribución de 20.000 pesos de la Cámara de Diputados Nacional.
Este proyecto ha sido declarado de Interés Legislativo por la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires.
Para la primera parte del concierto, se eligió Icaro a Capodimonte de Francesco Pennisi; y el Quintetto IV in Re Maggiore (G.448), de Luigi Boccherini.

Música con apertura para vivir
     Desde sus primeros pasos en la composición, Fabio Vacchi se propuso el desafío de escribir música para los que no escuchan música contemporánea.
     En la concepción musical de Vacchi no es tan importante el material sonoro utilizado como el modo en que el material es presentado: la forma musical debe "comunicar necesidad de movimiento e instaurar ese sistema de espera-sorpresa que siempre, aún inconcientemente, muchos músicos han practicado".
     Sostiene que "sólo la música capaz de estimular las percepciones sensoriales y afectivas puede aspirar a la belleza, un bien que nos pertenece a todos, que nos permite vivir.
     "Quienes habitamos en un mundo desencantado como el nuestro seguimos necesitando de las fábulas que, aunque no hablen de hadas y de brujas, deben de algún modo hacernos maravillar.
     "Por esta razón, tenemos que volver a ser dueños de la belleza y recorrer los extraordinarios caminos abiertos por la vanguardia sin dejar que la nueva libertad expresiva se complazca de la transgresión en sí misma. Es importante, por el contrario, dirigirnos hacia una transformación gradual, incesante y sustancial".
     La meta última de este camino es, según Vacchi, "la identidad entre estética y ética, entre belleza y compromiso; que la música se vuelva un punto de encuentro entre la capacidad de sorprendernos y la necesidad de reflejarnos en el otro".

Reconocido y reclamado
     Vacchi es hoy docente del Conservatorio de Milán y en la Opera Academy de Verona. Es miembro efectivo de la Accademia Nazionale di Santa Cecilia y miembro honorario de la Accademia Filarmonica Bolognese.
     Reconocido y reclamado compositor, sus obras fueron dirigidas por personalidades como Claudio Abbado, Luciano Berio, Riccardo Chailly, Myung Wun Chung, Daniel Harding, Neville Marriner, Zubin Mehta y Antonio Pappano.
     En varias de sus partituras ha reflejado su compromiso social y temas éticos.
     Es conocida también su labor para conjuntos de cámara y su colaboración con el cine, entre otras, en sus premiadas bandas sonoras de Il mestiere delle armi de Ermanno Olmi; Gabrielle , filme dirigido por Patrice Chéreau, y en Centochiodi (2007), último trabajo cinematográfico de Olmi.



No hay comentarios:

Publicar un comentario