viernes, 8 de noviembre de 2013

El Padre Pascual fue distinguido por su labor religiosa y comunitaria


El lunes 28 de octubre, en el Salón Blanco de la Municipalidad de Bahía Blanca, se realizó el acto en reconocimiento a quienes recibieron recientemente la ciudadanía italiana.
El evento contó con la organización de la Federación de Entidades Italianas del Sur Argentino (FEISA); de la Asociación Calabresa, y Comité de Italianos en el Exterior (Com.It.Es), con la participación del Consulado General de Italia.
En este ámbito se realizó, por segundo año consecutivo, la entrega de premios que el Com.It.Es asigna anualmente a italianos y descendientes residentes en la Jurisdicción Consular de Bahía Blanca, que se hayan destacado por su aporte a la colectividad italiana o en la comunidad toda.
Los seleccionados para recibir la distinción fueron Pascual Di Saverio, en representación del Círculo Italiano Puanense; Nélida Balducci, del Centro Marchigiano, de Bahía Blanca; y Rafael Panzone, del Centro Ligure de B.Bca y región.

Biografía aportada por el Círculo Italiano

Pascual Di Saverio nació en Ancarano, Provincia de Téramo, región de Abruzzo (Italia), el 5 de Abril de 1941. A los 14 años decidió seguir la regla de austeridad que San Francisco de Asís dejó para sus hijos, los Frailes Menores, y comenzó a cursar las distintas disciplinas que concluyeron con su ordenación como sacerdote el 30 de marzo de 1969.                                                                                   
Casi de inmediato solicitó autorización para ejercer su ministerio en nuestro país, recibiendo la bendición del envío a Argentina en 1971. Llegó a Buenos Aires el 18 de noviembre del mismo año, y su primer destino fue la Custodia Franciscana de Tandil, en la Parroquia “Nuestra Señora del Carmen”.
A partir de 1972 asume la responsabilidad como Director Nacional de la Obra Mariana, instalándose en la localidad de Puan en septiembre de 1977, lugar donde ya se encontraba como párroco de la Parroquia “Inmaculada Concepción” el sacerdote de la Orden Franciscana Menor Lamberto Francioni.
Desde aquí se dirigió en distintas direcciones con el objeto de hacer misiones por aquellas comunidades de la zona que carecían de sacerdotes.

Por estos años, la Federación de las Clarisas Marcas-Abruzzo de Italia, pensaron en la posibilidad de fundar un Monasterio en la Arquidiócesis de Bahía Blanca, ya que en esta región estaban los hermanos franciscanos pertenecientes a esa provincia italiana. El mismo debería ser el corazón de un Centro Mariano de espiritualidad de la Guardia de Honor del Inmaculado Corazón de María.                                                                     
El lugar elegido fue Puan. Sin embargo, aunque ya se había conseguido la donación del terreno para comenzar la obra, transcurrieron algunos años sin poder concretar el proyecto.
En 1980, el Arzobispo Monseñor Jorge Mayer, siguiendo las líneas del Concilio Vaticano II, manifiesta su deseo de fundar un Monasterio de Vida Contemplativa. Entonces, el padre Pascual Di Saverio se entrevista con el señor Arzobispo para recordarle que en la localidad era aún disponible el terreno donado a su tiempo para este propósito.                                                                                                                 
De esta manera, se encarga a los padres franciscanos la misión de encontrar la Comunidad Contemplativa de Clarisas para fundar en Puan el Monasterio, y el 30 de abril de 1982 arriban a la Argentina cinco hermanas procedentes de Italia, pertenecientes a la Orden de las Hermanas Pobres de Santa Clara.
Durante ocho años vivieron en el pueblo en un monasterio provisorio, mientras se construía el definitivo en el Cerro de la Fe. Así, con el total apoyo de Di Saverio y Francioni que se hicieron cargo de encontrar los fondos económicos y de dirigir los trabajos en todos sus detalles, el 18 de Marzo de 1990 se pudo realizar la inauguración del Monasterio.                          
Hoy en día, el Centro Mariano está constituido por el santuario de la Porciúncula Madre de Misericordia, el Vía Crucis y el Calvario, la Casa de Retiro, el Monasterio y la Iglesia de Santa Clara, todo rodeado por una amplia forestación.
En el libro “Presencia. 50 años de Franciscanismo en Bahía Blanca” de Susana María Eugui y Diego Ernesto Fonseca, refiriéndose al padre Pascual Di Saverio en el capítulo 20 dice: “Es reconocido en Europa, Estados Unidos, Canadá y tantas otras latitudes como el mensajero de las pampas argentinas. Entre los frailes lo llaman el vagabundo de Dios, seguramente porque salió al mundo para hacer conocida la obra del Monasterio de Puan y traer recursos para su construcción.”
En el año 1998, el padre Pascual Di Saverio junto con su colega Lamberto Francioni se adhirieron con entusiasmo a la sugerencia del extinto Papa Juan Pablo ll de edificar un signo visible de amor y gratitud a Jesucristo en ocasión del Jubileo 2000 de la Era Cristiana.
Pascual quería imitar el Pozo de San Patricio que se encuentran en su tierra natal, sólo que en vez de una depresión, deseaba realizar una obra de gran magnitud. Para ello, los ingenieros se pusieron a trabajar a fin de encontrar la forma de materializar esta intención.
A raíz de su precaria salud, el 26 de noviembre de 1999 Lamberto Francioni renuncia como párroco para regresar a Italia, falleciendo al año siguiente.
Luego de doce años de construcción y gracias al aporte de socios benefactores, donaciones, el apoyo de la Comuna y de las instituciones locales, el “Templo Mirador Millennium” ubicado sobre el Cerro de la Paz, se inauguró el 24 de Octubre de 2010.
Sus 20 metros de altura indica cada uno de los siglos cristianos y sus 24 metros de diámetro representan las horas que completan el día. Posee dos rampas, una ascendente y otra descendente, tipo caracol, que posibilitan alcanzar su plataforma superior en donde se encuentra una cruz de madera quebracho. Su interior es un templo, la Iglesia Santísima Trinidad.
La obra intenta reflejar, en su construcción y en su concepto, las líneas arquitectónicas de toda la civilización, desde las mesopotámicas hasta las mesoamericanas pasando por las incaicas hasta los fortines circulares que existieron en la zona.
En el predio donde está el “Millennium” se encuentra el paseo ecológico San Francisco de Asís, el Jardín de la Paz entre las Naciones y la Gruta de la Virgen de Lourdes.
Juntos, los dos cerros constituyen ya no sólo las primeras estribaciones del sistema de Ventania, sino un verdadero centro de espiritualidad que se encuentra a 3 kilómetros de la planta urbana.
Otro emprendimiento concretado por el padre Pascual es la “capilla móvil Santa Familia de Nazaret”.
La misma, trasladada por un camión, es utilizada para recorrer desde hace cuatro años el sudoeste bonaerense, con la idea de acercar la iglesia a la gente, estando presente en las festividades cívicas y fiestas populares de la región.
En cuanto a los reconocimientos recibidos por el sacerdote, cabe destacar que el 13 de junio de 2007, el Honorable Concejo Deliberante de Puan sanciona la Ordenanza 4176/07 designándolo “Ciudadano Ilustre” en virtud de sus antecedentes y labor pastoral, acreditados durante su dilatada permanencia en la comunidad.
Por otro lado, en el festival Pre Baradero Puan 2008 se lo distinguió como “Destacado Puanense”, otra muestra de afecto de la comunidad que adoptó como propia.
Actualmente, con 72 años de edad, se radicó a unos kilómetros de las sierras ubicadas entre Puan y Pigüé para edificar la parte logística de un centro eremitorio.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario