jueves, 23 de julio de 2009

Isla Vulcano

Al sur de Lípari, a escasos cientos de metros, está la isla de Vulcano.
Formada por cuatro volcanes activos, es conocida por sus baños de barro sulfuroso y por el color tornasolado de sus tierras.
Vulcano es una de las siete Islas Eolicas, también llamadas Eolias o Islas Lípari situadas en el Mar Tirreno al sur de Italia. Es la tercera de este grupo de islas, Lípari es la más grande y la segunda isla, en tamaño, es Salina.
Vulcano, la isla fumante, es conocida por las emanaciones de azufre que surgen de la tierra. Esos vapores blanquecinos, que se distinguen desde lejos, envuelven a la isla en una pestilente nube de intenso olor a azufre, que se percibe incluso al acercarse en barco. Afortunadamente uno se acostumbra pronto a tan particular hedor.
a presencia del azufre, como si de una forma de vida se tratase, se hace patente en toda la isla. Además del citado perfume, el intenso co lor amarillo del mismo se adueña de muchos rincones de la isla, formando exóticas rocas de formas caprichosas, impregnando casas e incluso el asfalto para dejar claro que, al menos en Vulcano, él es el protagonista.
Otra de las atracciones de la isla son los baños en sus lodos termales, una experiencia sumamente agradable y relajante. Para no perdérsela.
Vulcano, es separada de Lipari por un canal de 800 m de ancho. Se puede dividir en dos porciones esenciales: Vulcano Piano, en una altura de 400 m, es un área de 4 kilómetros cuadrados entre las montañas de Aria y de Saraceno; el puerto de Vulcano es el área plana de acceso donde amarran los barcos y los hydrofoils. Es dominado por el cráter enorme, imponente, todavía estando parado como apareció después de la explosión que sacudió la isla entera entre 1888 y 1890.
Leyenda
Vulcanello brotó del mar después de una erupción en 183 b.C. y tiene tres cráteres minúsculos, ahora extintos. El isthmus y el Porto di Ponente, así como la "Baia di Levante" con sus muchos fumaroles de azufre en la playa y en el mar, formaron la lava que vino de éstos. La arena negra fina que sumerge abajo en el mar verde esmeralda se encuentra al oeste del isthmus en la Playa Spiaggie Nere (Porto Ponente)
Este punto, guardado y protegido por la roca de las sirenas, es quizás el lugar más evocador y más tranquilo en la isla. En el este, cerca de las aguas calientes que burbujean en la superficie del mar, hay una montaña pequeña de azufre y de alumbre con una piscina de fango terapeuticos que burbujea en su pie, famosa por sus efectos curativos desde hace mucho tiempo.
Los vientos dan en el "Valle de los monstruos" a lo largo de las bocas de Vulcano, entre la roca y las arenas negras y han causado la erosión progresiva de las rocas que aparecen ahí de una variable grotesca. La línea de la costa del oeste es una sucesión de precipicios, entradas y cuevas que se abren en un mar cristalino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario