miércoles, 15 de julio de 2009

Palermo celebró a su Santuzza entre polémicas y protestas

Un coro de voces, interpretado por Rori Quattrocchi e Isabella Ragonese, que recitaron unos versos de Alda Merini, dieron inicio, en Palermo, al 385/mo “Festino di Santa Rosalia”. Una manifestación, muy anhelada en la ciudad, este aňo ha sido más sencillo, como ya había anunciado el alcalde Diego Cammarata. Una gran multitud estuvo escuchando, delante de la catedral, los temas de música sacra interpretados por Antonella Ruggiero y presenciaron a los juegos de agua. Luces y sonidos anunciaron el desfile de la carroza con la estatua de la Patrona: una plateada santa Rosalia que protege Palermo sobre un barco realizado por Gaetano Zingales.


La "Santuzza" recorrió corso Vittorio Emanuele hasta Porta Felice, donde fue recibida como de costumbre con fuegos artificiales. La "nave dei miracoli", así la bautizó Alfio Scuderi, director artístico de la manifestación por tercera vez consecutiva, empezó su viaje con la "banda del mare". Un espectáculo itinerante de música y bailes hasta los “Quattro Canti” donde la citudad se reunió para escuchar el tradicional "Viva Palermo e Santa Rosalia". Sin embargo esas palabras no fueron pronunciadas, come pide la tradición, por el alcalde Diego Cammarata.
El primer ciudadano que, en los aňos anteriores estuvo aspramente atacado por muchos ciudadanos, decidió esquivar "persecuciones políticas" y protestas. Quiso esquivar también la protesta de los sin techos quienes desfilaron sin carroza a forma de casa pero con una santa Rosalia en carne y hueso: una persona vestida tal cual a la Patrona de Palermo. El comité de los sin-techo a causa de la intimación recibida ayer por el fiscal de Palermo, no pudieron llevar en procesión la carroza realizada con materiales descartables y a pié recorrieron la trayectoria desde la Iglesia de Santa Chiara en el 'Albergheria hasta los Quattro canti. Cerca de piazza Pretoria, a pocos pasos del Municipio, los desplazados esperaron que pasara el corteo oficial para juntarse con la procesión. Y, última protesta, la de los policías urbanos quienes desaprobaron las medidas tomadas por el comandante, con ocasión del Festino, de hecho impuso a los 120 cascos blancos en servicio un turno laboral de 14 horas. Una disposición disputada incluso por el Departamento del Trabajador, con los que la policía urbana habían discutido en asamblea ayer por la tarde. La carroza finalizó su viaje en el Foro Italico, alrededor de medianoche.El espectáculo tuvo cierre con los tradicionales fuegos artificiales.

Traducción: Lucy Lombardo
Sicilia Informazioni

No hay comentarios:

Publicar un comentario