jueves, 16 de julio de 2009

Recorrido por las Islas Eólicas

“Un crucero a través de la historia, visitando pequeñas islas y costas que han sido asiento de antiguas civilizaciones y testigo de agitadas batallas navales. Las eólicas, de origen volcánico, son el reflejo de la esencia mediterránea. El sol,el mar, las playas, las gentes, haran de éste un crucero inolvidable.” Las islas Eolias son, en todo su conjunto, un maravilloso lugar apartado del mundo donde ir a descansar, hacer excursiones a pie, en barca, bañarse en alguna de sus numerosas calas de fantásticas geologías, deleitarse con los fondos marinos haciendo submarinismo o, simplemente, perderse en uno de los innumerables rincones del archipiélago. Las islas Eolias son, sin lugar a dudas, un pedazo del Paraíso.
Ubicación
Al norte de Sicilia, frente a la ciudad de Milazzo, emergen del mar siete islas de una belleza incomparable.
Siete pequeñas desconocidas, nacidas de la actividad volcánica a lo largo de miles de años, que presentan en su geología una variedad inmensa de fenómenos volcánicos de diferente antigüedad, incluyendo fumarolas, lodos termales y el segundo de los dos volcanes activos de Europa, de erupción explosiva y constante (Vulcano y Stromboli).
Las Eolias son el lugar ideal para practicar la vela y otros deportes acuáticos frente a Calabria y cita obligada para los amantes de estos deportes es Isole Eolie. El archipiélago de las “Siete Bellezas”, como se denomina a este pequeño grupo de islas al norte de Sicilia, es todavía relativamente desconocido. El Mar Tirreno es una de las zonas para navegar más bellas del mundo y, ejemplo de ello, son las islas que rodean a la mayor isla Lípari.
La tranquilidad y sencillez en Alicudi y la naturaleza suntuosa de Salina, por un lado; el mundano estilo de vida en Panarea y la histórica Lípari, por otro, muestran sólo una parte de la emocionante variedad de este grupo de islas, todas de origen volcánico y ubicadas al alcance de la mano, tanto entre ellas como también respecto de Calabria (alrededor de 40 millas marítimas de la costa de Tropea). Testimonios de la vulcanicidad de las islas son, entre otros, las fuentes de agua caliente, los baños de barro de Vulcano, así como también las colo-ridas erupciones del Strómboli, que todavía hoy humea, y la corriente de lava caliente que fluye de forma directa al mar constituye un espectáculo natural.
El clima en esta región es suave y con agradables temperaturas desde el comienzo de la primavera hasta fines del otoño.
Como si pertenecieran al inicio de los tiempos, estas islas de origen volcánico nos trasladan a un mundo mágico en el que la naturaleza más salvaje y primitiva es la que controla el destino de los hombres.El archipiélago, de encantadora arquitectura mediterránea y bendecido por el clima, está poco invadido por el turismo sucio, lo que hace que aún conserve la esencia de lo puro y de lo sano, tan difícil de encontrar hoy en día. Su gente, escasa y amable, se mezcla con los numerosos turistas que pasan por aquí.Su capital es Lípari, y es desde donde se maneja todo el turismo del archipiélago, a la vez que es la isla más recomendable en la que pasar unas noches.
Uno de los principales atractivos del archipiélago es su actividad volcánica: desde unos lodos termales y fisuras bajo el mar de las que emanan vapores calientes (Vulcano), hasta el espectacular volcán en erupción explosiva desde hace siglos, uno de los espectáculos más sobrecogedores que la naturaleza puede ofrecer (Stromboli).

No hay comentarios:

Publicar un comentario