sábado, 8 de agosto de 2009

En 1956, cincuenta años antes la tragedia del transatlántico Sirio:

Un minuto de silencio no basta para recordar y honrar el sacrificio de nuestros emigrados en el mundo.

Es justo y oportuno rendir homenaje a todas las víctimas de la emigración italiana en el Mundo con un minuto de silencio en el día de la triste conmemoración de la tragedia de Marcinelle ; esto no obstante no es suficiente para perpetuar el recuerdo de tantas, demasiadas tragedias que en el transcurso de más de un siglo han acompañado la epopeya de la emigración italiana en el mundo.
Quiero hoy recordar otra tragedia, también paradigmática de tantos desastres como también del coraje y del heroísmo de millones de italianos que desde fines del ochocientos hasta después de la segunda guerra han cruzado los confines de nuestro país para buscar un futuro mejor apara ellos mismos, sus familias , su Patria.
El 6 de agosto de 1906 se hundía cerca de las costas de España el transatlántico sirio, con sus 1.700 pasajeros y 127 hombres de equipaje a bordo, entre ellos, cerca de setecientos emigrados italianos, de los cuales trescientos murieron y doscientos terminaron dispersos: una de las más grandes desgracias
Que nuestra emigración haya jamás conocido. Hombres y mujeres que buscaban en el “nuevo mundo”, en Brasil o Argentina un futuro para construir, tras el modelo de cientos de miles de sus connacionales que ya habían cruzado el Atlántico, huyendo de la pobreza, de los sufrimientos y a veces de la persecución política.
Rendiremos un verdadero y pleno homenaje a este pueblo de emigrantes cuando seamos capaces de restituir valor y dignidad a la historia de nuestra emigración en el mundo; por estos motivos, he presentado junto a tantos colegas de mi partido, pero también con diputados de la mayoría de Gobierno, una propuesta de ley para hacer obligatoria la enseñanza de la historia de nuestra.
Presencia en el mundo en todas las escuelas de cada nivel y grado.
Me gustaría que este aniversario se cerrase con el empeño de todas las fuerzas políticas y de nuestras instituciones a llevar adelante esta iniciativa, en el interés de todos, en el respeto de nuestra historia y de nuestros caídos, en la constitución de un futuro mejor, abierto a las Culturas y solidario en los hechos y no en las palabras con la Italia que está en el mundo.

Roma, 7 de agosto de 2009, Oficina de Prensa del Honor. Fabio Porta

No hay comentarios:

Publicar un comentario