lunes, 30 de noviembre de 2009

Palermo: Centenario de la aprobación de las Hermanas Capuchinas de la Inmaculada de Lourdes

Palermo, Italia (Agencia Fides) – Las Hermanas Capuchinas de la Inmaculada de Lourdes recuerdan en la solemnidad de la Inmaculada 2009 el centenario de la aprobación de la congregación y de su correspondiente agregación a la Orden de los Capuchinos. Según informa a la Agencia Fides el p. Giovanni Spagnolo, fue Arzobispo de Montreal, Domingo Gaspar Lancia de los Duques de Brolo, quien aprobó las Constituciones el 8 de diciembre de 1909, y el mismo día el Ministro General de los Capuchinos, Pacífico de Seggiano, emanaba el decreto de agregación.
Fundadas por la venerable Sor María de Jesús Santocanale (1852-1923) para la santificación de la juventud y el ejercicio de las obras de misericordia con la asistencia a domicilio de los enfermos, listas “para cualquier obra de Caridad”, en estos cien años las Hermanas capuchinas, hoy presentes en 17 comunidades en Italia, han llegado a Brasil (5 comunidades), México (1 comunidad), Albania (2 comunidades) y Madagascar (2 comunidades). Se dedican sobre todo a la promoción humana de la mujer, a su inserción en el mundo laboral y a la evangelización de los jóvenes, a la educación inicial, a la gestión de casas-familia y orfanatos, a la pastoral parroquial, a la asistencia a los enfermos, a la acogida de los ancianos, al servicio como enfermeras y en hospitales y a la animación de grupos franciscanos.
En una carta a las Hermanas con ocasión del Centenario, fray Mauro Johri, ministro general de los Hermanos Menores Capuchinos, las anima con estas palabras: “sabed por ello conservar intacto vuestro estilo de vida, pero no como una simple repetición de gestos o usos, sino viviendo realmente la intuición y la inspiración fundamental de vuestra Madre Fundadora, que es la de la capacidad de amar a los demás buscando para el prójimo lo mejor”.

El Centenario

Para el Centenario las Hermanas han programado una serie de eventos a partir del 7 de diciembre de 2009, partiendo de la Casa Madre de Cinisi (Diócesis de Montreal, provincia de Palermo), para volver así a las raíces de su identidad franciscana que encontró su lugar en la familia capuchina. Luego, en dos turnos de formación permanente, del 3 al 17 de enero de 2010, las religiosas reflexionarán sobre la evolución y los cambios en estos 100 años de camino en la Regla de la Tercera Orden Regular y en sus Constituciones. El Centenario concluirá en la tumba de la Fundadora, siempre en Cinisi, con una liturgia eucarística presidida por el Arzobispo de Montreal, Salvatore Di Cristina, durante la cual toda las hermanas renovarán su profesión religiosa, recordando aquel lema de la Fundadora: “Si después de muerta veo que falta la caridad en mi Instituto, pediré al Señor que lo destruya”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario