martes, 16 de febrero de 2010

Maierato y San Fratello, dos pueblos italianos a punto de desaparecer por las lluvias

Los corrimientos de tierra provocados por las fuertes lluvias obligaron desalojar a más gente en el sur de Italia: en la noche al martes los habitantes de Maierato tuvieron que abandonar el pueblo situado en la región de Calabria.
Según medios italianos, 2.300 personas tuvieron que ser alojadas de forma provisional en edificios y escuelas de la policía en una instalación deportiva en la cercana Vibo Valentia. Se teme que las fuertes lluvias provoquen nuevos aludes en la región afectada.
"La montaña simplemente se vino abajo, fue un espectáculo apocalíptico", describía la situación el alcalde Sergio Rizzo.
No es menos dramática la situación en San Fratello, en el oeste de la ciudad portuaria Messina, en Sicilia. 2.000 de los 4.000 habitantes del lugar fueron desalojados.
El presidente regional, Raffaele Lombardo, decretó el estado de catástrofe en gran parte de la provincia de Messina. También aquí las fuertes lluvias de los últimos días provocaron corrimientos de tierra.
Según la asociación de agricultores italianos Coldiretti, el 84% de los lugares en torno a Messina se encuentran en territorio amenazado por aludes. En Calabria es casi el 100%. El pasado octubre, un alud provocado por las fuertes lluvias mató a 37 personas en el sur de Messina.

Otras localidades afectadas

El peligro del corrimiento de tierra también afecta a los pueblos más pequeños de Sant'Angelo di Brolo, Raccuja y Tusa, donde se han desalojado algunas viviendas.
El presidente de la Región de Sicilia, Raffaele Lombardo, ha anunciado que hoy se proclamará el estado de zona catastrófica sobre toda la zona dominada por el monte Nebrodi.
En octubre pasado, un corrimiento de tierras que tuvo lugar en la zona de Messina (Sicilia Oriental) registró alrededor de una treintena de personas muertas y más de 700 víctimas.
A raíz de este acontecimiento, la prensa se hizo echo de la opinión de algunos expertos, que denunciaron el descontrol de la urbanización en la región y el incumplimiento de las normas elementales de construcción.




El epicentro de este desastre se encuentra en San Fratello, en Sicilia. La localidad se desliza hacia el mar y la gente huye despavoridamente en busca de un sitio seguro.
La mayoría del pueblo, con 1.500 habitantes, no tiene casa y buscan refugio en las zonas colindantes de Acquedolci y San'Agata di Militello.
Afortunadamente no hay heridos aunque el derrumbamiento de las colinas se ha llevado por delante las dos escuelas e incluso la iglesia de San Nicolás. Ya se ha declarado zona catastrófica San Fratello y las localidades cercanas.

Fuente: elmundo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario