martes, 13 de abril de 2010

Roma: ciudad eterna

Roma está situada en el centro de la península itálica, en la región del Lacio, en ambas orillas del río Tíber, a unos 20 km de su desembocadura en el mar Tirreno, en el centro del Mar Mediterráneo, fuente de sus riquezas. Su población es de 2.736.380 habitantes, que unidos a los de su área metropolitana se elevan a 4.330.000.
Su importancia histórica es enorme. Considerada una de las cunas de la civilización occidental, congrega cada año a millones de visitantes, atraídos por las ruinas de su antiguo esplendor y sus incalculables obras de arte.
El origen del nombre de Roma ha sido objeto de diversas teorías. La palabra es de origen latino, el cual es un idioma perteneciente al tronco lingüístico indoeuropeo. La palabra “Roma”semeja a la palabra “Rómulo”, el legendario primer rey de la ciudad. También semeja al de su hermano “Remo” asesinado por él mismo según la leyenda.
Evidentemente el nombre de Rómulo es posterior al de Roma, creado, al parecer, para explicar el nombre de la ciudad. Aun así, este mito podría tener algún sustento histórico, siendo Rómulo un personaje unificador de los pueblos que formaron Roma en su pasado más remoto. Sin embargo, al parecer, el origen del nombre estaría más bien relacionado con el antiguo nombre del río Tiber.
Pero hay otras hipótesis: una de ellas se refiere a que Roma sería la hija de Aeneas o Evandrus. Estudios recientes parecen darle a la palabra el significado de 'río'; Roma en este caso significaría 'el pueblo sobre el río', es decir, sobre el río Tíber.
También es llamada la urbe, y este nombre (que en latín significaría cualquier otro pueblo) viene de urvus, la ranura cortada por un arado; en este caso, el usado por Rómulo.

La leyenda de Rómulo y Remo
Los gemelos Rómulo y Remo era hijos de Rea Silvia, virgen vestal, descendiente de Enas y de Marte (Ares), dios de la guerra. En el momento de su nacimiento, el malvado tío de su madre, Amulio (que había depuesto a su padre) la mata y arroja a los pequeños al río Tiber. Afortunadamente, al ser arrastrados hasta la orilla, una loba los protege, hasta que Fástulo, un pastor del viejo rey los encuentra. Al crecer los niños, Fástulo les cuenta la historia, entonces, matan a Amulio y restauran a su abuelo en el trono. Luego deciden construir una ciudad junto al Tiber. Ambos suben por una colina y busca augurios de los dioses para decidir quien los habrá de gobernar.
Rómulo vence ya que ha visto doce buitres y Remo solo seis, entonces comienza a trazar un surco para delimitar la ciudad. Remo ser burla de su hermano y salta sobre el surco, por lo cual, Rómulo lo mata.
Para conseguir poblar la ciudad, Rómulo la convierte en una ciudad inaccesible, llena de forajidos que a sus esposas en la cercana tribu de los sabinos.
Ya establecida Roma, Marte se lleva a Rómulo en su carro y lo hace dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario