sábado, 22 de mayo de 2010

Giuseppe Tornatore rinde tributo a Sicilia, su tierra

Cincuenta años en Sicilia dan para mucho. La llegada de los fascistas, la convivencia, con los nazis, la invasión aliada, la instauración de la República y la siempre sombría mafia. Una historia que Giuseppe Tornatore ha querido llevar al plano más personal, a su mismo pueblo. Su última película, 'Baaría', recrea la vida de sus paisanos a través de tres generaciones. La última creación del director de la aclamada 'Cinema Paradiso' abrió el pasado Festival de Venecia y fue la candidata italiana a los Oscar.
A partir del 21 de mayo, se estrena en los cines españoles, teniendo como eje a Peppino, personaje interpretado por Francesco Scianna, su padre, Cicco, y su hijo, Pietro. A través de Peppino, la película habla de los amores, los sueños y las decepciones de toda una comunidad en la provincia de Palermo desde 1930 hasta 1980. En la época fascista, Cicco intenta sobrevivir a los nuevos tiempos cultivando sus grandes pasiones: los libros, los poemas épicos, las grandes y populares novelas románticas. Años después, será el propio Peppino quien encuentre su pasión: la política. Pero se enamora de Mannina (Margareth Madè) y todo se complica porque él es comunista.
La película fue una obsesión durante años para Tornatore, que vivió en Baaría , el nombre en dialecto siciliano de Bagheria, hasta los 28 años. «La idea era contar la vida de un coro de personajes dentro de un microcosmos, que es un pueblo, donde uno escucha continuamente el eco de todo lo que ocurre a su alrededor, el eco de todo lo que ocurre a lo lejos», explicó el director durante su presentación en Italia. Tornatore contó con la presencia de la española Ángela Molina en el reparto y con el gran Ennio Morricone para que construyera la banda sonora. Para recrear su viejo pueblo, el realizador italiano trasladó el rodaje a Túnez, donde trabajaron más de 60 actores, 147 aficionados y 35.000 extras. Allí hubo que transformar el pueblo para que también evolucionara como los personajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario