miércoles, 22 de septiembre de 2010

Cuando la Iglesia misiona sobre ruedas

Es el título de la entrevista realizada al Padre Pascual Di Saverio sobre la capilla móvil Santa Familia de Nazaret de Puan en
La misma fue publicada en la página web de la Agencia Informativa Católica Argentina (AICA).

(Coronel Pringles- 22 Set. 10 (AICA) Desde hace poco más de un año, la capilla móvil Santa Familia de Nazaret, recorre varias ciudades del Sudoeste bonaerense acercando la Iglesia a la gente.
La capilla fue creada por iniciativa del padre Pascual Di Saverio, O.F.M., de la parroquia Inmaculada Concepción de la ciudad de Puán, que emprendió la obra junto con otros parroquianos. El religioso llegó a la Argentina proveniente de Italia a mediados de 1970 y es también uno de los fundadores del Monasterio de las Hermanas Clarisas de Puán, lugar elegido por muchos religiosos y laicos para retiros espirituales por la paz que allí se vive y por su belleza natural.
El padre Di Saverio explica que “mucha gente los fines de semana se aleja de la iglesia, entonces dijimos: vamos a arrimar la iglesia a esa gente. Tal es así que cuando hay alguna festividad cívica, jineteada, una fiesta popular, o cualquier acontecimiento que reúna mucha gente queremos poner este signo sencillo de nuestra fe”.
En cuanto al nombre elegido, señala que Santa Familia de Nazaret “sintetiza la temática de la familia en la que todos hoy estamos preocupados, y apunta al renacimiento y a que mueva a nuestra bendita sociedad para que volvamos a la familia como el buen Dios la pensó, y que este signo (la capilla) también ayude a este propósito”.
La construcción de la obra “demoró alrededor de 10 años y se comenzó a pensar la idea en el año 2000. A fines de 2002 comenzamos a juntar los materiales y más gente comenzó a sumarse”. Pero como la capilla se estaba armando “con un camión jaula viejo”, dice el sacerdote, “fui junto a Jorge Schell -un metalúrgico de Puan- que hace cosas muy lindas y le dije: Querido Jorge, de ahora en adelante será todo nuevo, del primer tornillo hasta el último. Y él me dijo: Me parece muy bien”. Y así se fue armando esta idea con la colaboración de la gente de Puán, de la zona y también con ayuda del exterior.
“Con la gracia de Dios -prosigue el religioso- para Pascua del Año del Señor de 2009 pudimos presentar la capilla que fue bendecida por tres obispos: nuestro arzobispo, monseñor Guillermo Garlatti; el obispo auxiliar, monseñor Pedro Laxague, y el arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz -monseñor José María Arancedo-, que estaban de retiro en Púan, y muchos sacerdotes”.
Pero nadie imaginaría lo que vendría después. “Enseguida nos llamaron de Pigüé para la Fiesta del Omelet, para una jineteada en Carhué, para la Fiesta de la Carbonada en Espartillar. Al punto que en la Fiesta del Omelet entraron, en un solo día 6.000 personas”.
La gente no oculta su sentimiento cuando visita la capilla móvil. “Hay quien sonríe, quien deja caer una lágrima, quien pide, quien agradece y nosotros damos un pequeño signo de presencia con la bendición”, indicaba el religioso.
La escultura de la Santa Familia es obra del artista pringlense Roberto Mandrini. Del mismo artista es también el Cristo en la Cruz, que sirve especialmente para celebraciones con jóvenes. “Es una cruz pesada pero deja un mensaje fortísimo -dice el sacerdote-, no solo en los jóvenes sino en todos los que ven el paso de este amado Jesús crucificado, que pasa entre nosotros y que nos recuerda que el amor lo vence todo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario