lunes, 14 de marzo de 2011

17 de marzo: 150 años de la Unificación Italiana

En 1861, después de las guerras contra los austriacos, que terminó el largo periodo de luchas políticas y militares dentro y fuera del país, se llegó a la unidad nacional.
La proclamación se realizó el 17 de marzo de 1861 en Turín, ciudad designada como primera capital de Italia hasta 1865, cuando el centro del gobierno cambió y se trasladó a Florencia. Sólo desde el 1871 la capital se estableció en la actual Roma, cuando la unidad del país fue definitivamente completa.


Italia había sufrido el dominio de Austria y estaba dividida en 8 reinos, siendo el de Piamonte – Cerdeña el que inició la lucha contra los austríacos mediante grupos liberales, que se agrupaban mediante sociedades secretas como la de los carbonarios, que planearon la expulsión de sus opresores y la unificación del país.
José Manzini, había destacado como líder de los carbonarios, y buscaba una nueva táctica revolucionaria que lo llevó a fundar una sociedad denominada "la joven Italia" que pugnó por formar una confederación de estados europeos, el movimiento tuvo éxito y se extendió a los reinos de Nápoles y Milán, el Rey de Piamonte – Cerdeña, Victor Manuel II, se reveló contra las disposiciones de Austria, contando con la colaboración del Ministro Camilo Benso Conde de Cavour.
Cavour, apoyado por el Rey, decidió liberar y unificar a su patria, para lo cual comenzó hábilmente por pedir ayuda al extranjero, logrando el auxilio de Napoleón III que gobernaba a Francia, enemiga declarada de Austria. En su lucha, Cavour, se lanzó contra los austriacos, derrotándolos en Magenta y en Solferino; posteriormente, mediante la paz de Zurich en 1858, el emperador de Francia, Francisco José, reconoció la independencia de Piamonte y de los demás reinos Italianos, en tanto que Francia se adueñaba de Niza y Saboya.
Aprovechando la situación de inestabilidad, el Papa pretendió la creación de una confederación de reinos italianos bajo su dominio. A lo que se opusieron los nacionalistas liberales, reiniciándose una nueva etapa de lucha en la cual destacó el revolucionario José Garibaldi, quien con sus ejércitos de voluntarios patriotas llamados los "Camisas Rojas", tomó el reino de las dos Sicilias.
Después conquistó Nápoles en tanto que los piamonteses atacaban otros puntos. Hasta que en 1870 Garibaldi ocupó Roma proclamándola capital del reino; el Papa perdió los estados pontificios, mientras que un congreso de diputados declaraba la unificación del país y declaraba como rey a Víctor Manuel II.
A partir de lo anterior, el papado, desde que era su representante Pio IX, entró en conflicto con el estado Italiano, y se vio en la necesidad de declararse prisionero en el Vaticano en 1870; Pio IX condenó al liberalismo, al racionalismo y el socialismo; no fue, sino hasta el periodo de Pio XI cuando se puso fin al enfrentamiento del estado Vaticano con el estado italiano, y firmó un acuerdo con Benito Mussolini en 1929, conocido como el acuerdo de Letrán a través del cual el gobierno civil reconocía la independencia de la ciudad del Vaticano dentro de Roma, así como la ratificación del poder del papa como el representante de la iglesia en todo el mundo.

Los estados italianos, antes de la unificación, fueron los siguientes:

a) El reino de Cerdeña (Cerdeña y Piamonte)
b) El reino de las Dos Sicilias
c) Los Estados de la Iglesia
d) El reino de Lombardia-Venecia
e) Los Ducados de Parma, Modena y Toscana.

Etapas de la Unificación Italiana

Distinguimos las siguientes etapas en la unificación Italiana:

1. Guerra contra Austria e incorporación de Lombardía.
2. Anexión de los Estados de Parma, Modena y Toscana
3. Revolución de las Dos Sicilias.
4. Incorporación de Venecia
5. Incorporación de los Estados Pontificios "Roma" y culminación de la unificación Italiana

1 comentario:

  1. Es una historia muy interesante y uno aprende de otras culturas y pueblos.

    _______________________________________
    http://tytuniversitario.blogspot.com/

    ResponderEliminar