viernes, 13 de mayo de 2011

Curiosidades de Sicilia

(Ahora Italia) En el 413 a. C. Demóstenes y el ejército ateniense se encontraban semicercados en Siracusa (Sicilia). Demóstenes convenció al jefe Nicias de que era mejor levantar el sitio de la ciudad, antes de que siguieran llegando refuerzos al enemigo. Cuando se estaban marchando, hubo un eclipse de luna, siendo considerado de mal agüero por Nicias. De modo que contra toda razón, y para desesperación de Demóstenes, decidió que la marcha debía aplazarse "tres veces nueve días", como prescribían los adivinos. Nicias, Demóstenes, 43.000 atenienses y los adivinos pasaron a mejor vida por ese error táctico.
Se cuenta que Hierón, rey de Siracusa (actual Sicilia), sospechando de un orfebre que le había hecho una corona, le pidió a Arquímedes que demostrara si dicha corona era de oro puro o adulterado, sin dañarla de ningún modo. A Arquímedes no se le ocurría cómo hacerlo, hasta que un día, al meterse en el baño y observar cómo subía el nivel del agua y se desbordaba la bañera exclamó "¡Eureka!", que significa "¡Lo encontré!", y salió a la calle desnudo gritándolo. Su idea era medir el agua desplazada por la corona y luego el agua desplazada por un peso igual de oro.

M.a.f.i.a: Según algunos historiadores, la palabra "mafia" sería el acrónimo de la frase "Morte alla Francia, Italia Anella!" (en español: ¡Muerte a Francia, Italia Anhela!), acuñada como lema de un ejército clandestino de campesinos, que resistió a la invasión de Sicilia por parte de Carlos de Anjou en 1282.

Blanca de Navarra:el castillo de Donnafugata es de origen árabe-normando, su nombre deriva del árabe ayn as-jafaiat (fuente de salud) y que hasta 1628 perteneció a la familia Cabrera. A partir de ese momento, comienza la historia con fundamento de Donnafugata.
El castillo fue comprado por los Arezzo -sicilianos de pura cepa- cuyo vástago, Corrado Arezzo De Spuches, acometió en el siglo XIX profundas reformas y ampliaciones que dieron lugar a su actual fisonomía, mezcla de gótico veneciano y renacimiento tardío. Todo un personaje, el tal Corrado.
Los muros vapuleados por el tórrido sol mediterráneo, que de todo han visto por estos lares, cuentan que este barón y prominente figura política de la época disponía de mucho dinero, pero escaso abolengo. Así que decidió fabricarse una ascendencia ilustre adornando Donnafugata con frescos, blasones, obras de arte y leyendas -Blanca de Navarra habría sido raptada y confinada en una de las torres del castillo (¡!)-.
El resultado, un interior ecléctico, un batiburrillo de piezas de mobiliario sin ningún tipo de armonía entre ellas. No obstante, algo de encanto conserva, puesto que ha servido de escenario a películas como El Gatopardo de Luchino Visconti, Kaos de los hermanos Taviani y algunos episodios de la serie sobre el comisario Montalbano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario