viernes, 6 de mayo de 2011

Sicilia y el mito de los cíclopes

El cíclope le pide al oriundo de Ítaca que le revele su identidad; es el precio por el acuerdo de hospitalidad que él le ofrece. Ulises responde que se llama Nadie (Oútis): “Me preguntas, Cíclope, por mí ínclito nombre. Te lo diré al punto, pero me otorgarás el don que acompaña a la hospitalidad, tal como me lo prometiste. Nadie (Oútis) es mi nombre. Nadie me llaman padre, madre y demás amigos.
Así me expresé y su impío corazón respondióme: pues bien, me comeré a Nadie de último, después de todos. Ese es el don que tengo como huésped” (IX, 364-367).
A Ciclopia se la identifica como tierra de volcanes y cada Cíclope es representación alegórica del volcán. A esa alegoría Homero, por labios de Ulises, da perfiles de drama histórico. Hasta la nación de los Cíclopes llega el héroe de la Odisea. Suplica hospitalidad y con ella el amparo amigo. No obstante Polifemo, prevalido de su fuerza, niega el don que a nadie se niega, ni al desconocido, y que era atávica obligación divinal. El Cíclope “era un horrible monstruo, nada parecido al hombre que se nutre de pan, y sí a umbroso espinazo que sobresale señero en la cordillera” (IX, 190-193). A ese monstruo se enfrenta Ulises. De su odre ofrece al Cíclope un ardoroso vino de Marón, embriagándolo. Con la propia ignífera maza del Cíclope, el héroe de Homero le clava una estaca en su único ojo de la frente, privándolo de la facultad de ver.
Entonces, saca a su tropel de marinos fuera de la gruta donde estaban cautivos y se interna con su embarcación en el mar
Cuenta la leyenda que los primeros habitantes de la isla fueron los cíclopes, presentes en la zona este de Sicilia.
Las investigaciones arqueológicas realizadas en el territorio de Catania comprobaron la existencia en los fósiles de grandes cráneos que se detacan por una singular cavidad redonda parecida a un ojo , de ahí el nombre cuyo término griego es kyklõpos,es decir círculo.
Por lo tanto la aventura de Ulises con Polifemo tiene, su fundamento. Los cíclopes existieron realmente , sin embargo ¿quiénes eran ? y sobre todo no sabemos el porqué se encuentran únicamente en las islas ?
Según algunas investigaciones las glaciaciones del Cuaternario con sus grandes masas de hielo cubrieron la Tierra y por consiguiente el nivel del mar comenzó a bajar. Por eso, el tránsito de faunas del continente a las islas pudo producirse facilmente.
Las islas disponen por lo general de menores recursos que el continente, de hecho en comparación con los animales del continente , están sometidos a cambios del tamaño corporal:, puesto que en las islas el alimento es más escaso .
Entre los animales de grandes tamños que colonizaron las islas había hipopótamos, ciervos y elefantes. Estos disminuyeron de talla durante las sucesivas generaciones. El cráneo de los elefantes se caracteriza por un orificio nasal enorme en la que se encuentra la trompa. Los que nunca habían visto a un elefante, podía deducir que los cráneos con un solo ojo circular pertenecían a un animal que no tenía trompa Estos elefantes eran enanos:y se estima que el de Sicilia (Elephas falconeri), el más pequeño, medía un metro de altura hasta los hombros. Pero su cráneo era más grande que el de los humanos y de aspecto más rudo y corpulento.
Queda claro que la leyenda forma parte de la historia de la naturaleza y por lo tanto de la imaginación humana, puesto que los cíclopes ya habían desaparecido cuando Ulises, a su retorno Troya, provocó la ira de Poseidón por haber cegado a Polifemo , uno de sus hijos.Actualmente representado por el gran volcán Etna.

Ahora Italia

No hay comentarios:

Publicar un comentario